Alpine A110 Cup. Competición tradicional.

Motorproyect.com > Blog > Alpine A110 Cup. Competición tradicional.

Alpine A110 Cup. Competición tradicional.

02/11/2017 / 0 Comentarios / 922 / Blog
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Alpine, que fue Campeón del Mundo de Rallyes en 1973 y salió victorioso en las 24 Horas de Le Mans 1978, ha sido también Campeón del Mundo LMP2 en FIA WEC la temporada pasada y ha conquistado el corazón de los amantes de la modalidad gracias a sus resultados deportivos. Además, la marca ha despertado muchas vocaciones entre los pilotos amateurs, deseosos de disfrutar al volante de unos coches atractivos, ligeros y ágiles. Con esta perspectiva y cumpliendo con esta tradición, Alpine ha creado el A110 Cup, que saldrá a la pista en 2018.

Como muchos nostálgicos sabéis; el Renault Alpine fue uno de los míticos coches de la firma francesa, que consiguieron doblegar a las más consagradas marcas en los rallyes más complicados y en los circuitos de toda Europa. Su simplicidad contrastaba con su deportividad y efectividad y se hizo un hueco de honor entre esos mitos del automóvil moderno. 

Ahora se está desarrollando su versión de calle, bajo el mismo amparo de Renault, pero que nace como enseña propia, manteniendo la misma filosofía que su ancestro, las mismas notas de diseño; pero con nuevas técnicas de construcción y tecnologías actuales.

También, y como cabría esperar de una marca como Alpine, paralelamente están desarrollando una versión de competición y una copa monomarca, que acercará el desafío del pilotaje a todos aquellos a los que les pique el “gusanillo”, puesto que tendrá unos ajustados presupuestos y será bastante accesible. 

Para garantizar el éxito de esta nueva aventura, Alpine ha confiado el estudio, el desarrollo, la producción y la comercialización del A110 Cup a Signatech. La estructura de Philippe Sinault, que inscribe a los Alpine A470 en el Campeonato Mundial de Resistencia FIA WEC, posee asimismo una sólida experiencia en el desarrollo de productos de competición-cliente.

En asociación con los ingenieros que diseñaron el coche de serie, Signatech ha diseñado la versión de competición con un objetivo principal: proporcionar el máximo placer a los pilotos, tanto si son principiantes como experimentados.

Con un chasis bien concebido, un motor de 270 CV para 1050 kg de peso (3,9 kg/CV), un nivel de seguridad al máximo nivel y una electrónica a bordo digna de un prototipo de Resistencia, el Alpine A110 Cup promete eficacia y rendimiento.

Este modelo que se comercializará al precio de 100.000 Euros, impuestos no incluidos, evolucionará en el marco de una competición que aúna rigor, profesionalidad y calor humano. Organizada por Signatech y con seis mangas en 2018, la Alpine Europa Cup recorrerá seis de los más grandes circuitos europeos. Esta serie internacional FIA recordará la Europa Cup que se organizó entre 1985 y 1988 con los Alpine GTA V6 Turbo.

De todas formas, los pilotos que deseen participar en la Alpine Europa Cup tendrán que manifestarse pronto, ya que la producción estará limitada a poco más de veinte ejemplares para la primera temporada.

Fabricado por la planta Alpine de Dieppe, el monocasco del Alpine A110 Cup se modifica para adaptar la geometría de suspensión, reducir la altura de la carrocería (-40 mm), ofrecer puntos de anclaje para el arco-jaula y adaptar la rigidez a las exigencias de la competición, especialmente el nivel de adherencia que proporcionan los neumáticos slicks. La concepción se ha llevado a cabo en el marco de una colaboración entre Signatech y Renault Sport Racing, que ha aportado su experiencia y sus medios de cálculo al proyecto.

En el compartimiento del motor, estas modificaciones se traducen en el montaje de unos largueros específicos. Unidos a la parte trasera del arco-jaula, estas magníficas piezas de aluminio esculpidas en la masa permiten elevar el punto de anclaje de los triángulos superiores y los triángulos inferiores, están fijados en las dos semi bancadas mecano-soldadas que soportan al grupo motor.

Los cuatro combinados muelle-amortiguador suministrados por Öhlins son regulables en compresión y expansión y al igual que el coche de serie, el Alpine A110 Cup estará equipado con neumáticos Michelin. 

La seguridad activa y pasiva del Alpine A110 Cup ha sido objeto de un cuidado muy especial y para responder al desafío que supone integrar un arco de acero en un chasis de aluminio, los ingenieros y los técnicos han ideado una técnica inédita.

En la fase de ensamblado del monocasco en Dieppe, se integran placas de acero a la estructura que se fijan por pegado y después con pernos y se protegen mediante cataforesis. Estas placas sirven después como puntos de anclaje en los tubos de acero que garantizan la seguridad del piloto.

Listo para competir, el Alpine A110 Cup se entrega con una serie de elementos de seguridad de gama alta: asiento baquet Sabelt específico con reposacabezas, arnés de seis puntos compatible Hans, extintor automático, batería seca, cortacircuito…

Al igual que en el Alpine A110 de serie, el circuito de frenado es de Brembo. De una sola pieza de magnesio, las pinzas de seis pistones de última generación agarran unos imponentes discos ventilados de 355 mm (delante) y 330 mm (atrás) y al igual que en el de serie, el Alpine A110 Cup también está dotado de sistemas ABS y antipatinado regulables y desactivables.

Debajo del capó, el Alpine A110 Cup da cobijo al motor 1.8 turbo de inyección directa del coche de serie. Pero con un filtro de aire y una línea de escape específicos para la competición, la potencia del Cup sube a 270 CV (+18 CV) con un par sin cambios de 320 Nm.

La gestión electrónica sí que cambia y se realiza mediante un cajetín electrónico Magneti-Marelli SRG 140 de última generación que además, incorpora el sistema de adquisición de datos del motor y del chasis.

Este motor está acoplado a una caja de velocidades secuencial de seis marchas específicamente desarrollada en el marco de una colaboración entre Signatech y 3MO y está equipada con un diferencial autoblocante con deslizamiento limitado.

Por su parte, el habitáculo del Alpine A110 Cup ha sido pensado para ofrecer placer y confort máximos a su ocupante (todo el placer y confort máximos que implique el ir montado en un duro coche de competición…). Bien sujeto en el asiento baquet con reposacabezas Sabelt, el piloto se encuentra frente a un volante XAP especialmente desarrollado para el Alpine A110 Cup e inspirado en el del Alpine A470 de las carreras de resistencia.

Al igual que cada uno de los componentes del coche, este volante es el reflejo de una calidad percibida inusual en la categoría. Incorpora las palancas de mando de la caja, un original cuadro de instrumentos digital y todos los contactores útiles (cartografías de dirección, antipatinado y ABS, pit limiter, radio, activación de la bebida…)

También los pedales y la columna de dirección regulables, permiten adaptar la posición de conducción para todos los tamaños. El Alpine A110 Cup conserva la climatización de origen y permite adaptar, sin modificación, un segundo asiento baquet para bautismos en pista. Lo de quitarlo o no, eso ya corre a cuenta de los compradores.

Tras las primeras vueltas de rueda, el Alpine A110 Cup se someterá a un intenso programa de pruebas de desarrollo. Los pilotos Alpine en FIA WEC Nicolas Lapierre y Nelson Panciatici efectuarán la mayor parte de los rodajes para probar la fiabilidad y definir reglajes básicos que serán comunicados a todos los clientes.

Pero para obtener un producto tan polivalente como sea posible, se pedirá la colaboración de otros pilotos, profesionales o amateurs, en una gran variedad de circuitos: Jerez, Magny-Cours, Motorland Aragón, Valencia, Portimao, Navarra…, con el objetivo de Signatech, que es acumular al menos 7500 km, el equivalente a tres temporadas completas de Alpine Europa Cup.

Obviamente, la comercialización del Alpine A110 Cup estará exclusivamente reservada para los clientes inscritos en la Alpine Europa Cup. 

Organizada y promovida por Signatech, esta serie internacional, bajo la aprobación de la FIA, se desarrollará en seis citas y doce carreras. La temporada se abrirá los días 1 y 2 de junio de 2018 en el Circuito Paul Ricard (Francia) y proseguirá en Alemania, en Gran Bretaña, en Bélgica y en España.

Los pilotos inscritos se beneficiarán de una serie de productos y servicios incluidos en su inscripción: mono de piloto, dotación de ropa Alpine y de utillaje, acceso a la estructura de organización Alpine Europa Cup, comunicación, soporte técnico Signatech (chasis) y Oreca (motor), presencia de un almacén de piezas sueltas durante los eventos…

Cada encuentro constará de dos sesiones de pruebas libres, dos calificaciones y dos carreras, con un tiempo total de pista de tres horas y dos pilotos podrán compartir el volante de un mismo A110 Cup.

Habrá tres clasificaciones: General, Junior (menores de 25 años) y Gentleman (mayores de 45 años) y al final de la temporada, los mejores se repartirán más de 150.000 Euros de primas y dotaciones.

Suena apetecible ¿no?. Veremos nacer una nueva competición monomarca, con uno de los coches míticos de nuestra historia más reciente, aunque en el Siglo XXI y con los rigores que conlleva la competición actual. Eso también ayudará a que el coche de calle pueda ser más popular. Lo veremos.

Artículo patrocinado por:

 

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar