El mantenimiento de los neumáticos, una cuestión de preferencia.

Motorproyect.com > Noticias de Actualidad > El mantenimiento de los neumáticos, una cuestión de preferencia.

El mantenimiento de los neumáticos, una cuestión de preferencia.

19/09/2019 / 0 Comentarios / 150 / Noticias de Actualidad
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

A titulo personal siempre he mantenido que una de las partes del automóvil que siempre debemos tener en cuenta y que, casi siempre tenemos olvidada, es el mantenimiento y la conservación de los neumáticos.

Son el único nexo de unión entre nuestro vehículo y la carretera por lo que su estado, determina de una manera notable el comportamiento de nuestro coche y, de hecho, pueden ser vitales en materia de seguridad, ya que un estado óptimo de los mismos puede ser la diferencia entre sufrir un accidente o no.

Estudios recientes revelan que el 70% de los vehículos circulan con un nivel de presión bajo respecto a los niveles que nos indica el fabricante. Para que os hagáis una idea, ir con 0,3 bares de presión por debajo de lo establecido, además de hacer que la rueda se desgaste de una forma desigual, obligándonos a cambiarlas más frecuentemente, en caso de lluvia o nieve puede hacer que el coche deslice más de la cuenta en un frenazo contundente, ya que por poco que nos pueda parecer, existe una mayor superficie en contacto con el asfalto, por lo que es más proclive a deslizar y mantener unas reacciones erráticas.

También una presión más baja repercute en un mayor consumo y por ende, en unas mayores emisiones de CO2 a la atmósfera. De hecho, se calcula que esta eventualidad produce un consumo de combustible un 3% mayor y que la cantidad de coches que no llevan la presión correcta arrojan hasta 4,8 millones de toneladas de CO2 en Europa, lo que, a la larga (y a la corta) repercute en nuestros bolsillos y más en estos tiempos en el que el precio del combustible se dispara, además de en nuestra salud.

Por eso es cada vez más frecuente, y un equipamiento casi indispensable en los coches modernos (de hecho, es obligatorio en los coches modernos), el sensor de presión de los neumáticos, que nos informa de qué rueda tiene menos presión o cual está baja para que vayamos a  solventarlo lo antes posible.

Mantener un dibujo correcto es importante, ya que esos surcos son los que hacen evacuar el agua sobre asfalto mojado y gracias a ellos no se produce el temido efecto «aquaplaning» y existe un mayor índice de agarre del caucho con el asfalto. Esos surcos deben tener un mínimo de 1,6 mm de profundidad y aunque existen «testigos» en ese surco. Un truco casero para saber cuando están desgastados y hay que cambiarlos (por lo menos en Europa) es insertar una moneda de un euro en el canal y si el borde dorado se cubre por el surco de la rueda, vamos bien pero si no, ha llegado el momento de sustituir las gomas.

También es recomendable saber cual es el estado de las ruedas en el caso de haber tenido nuestro vehículo parado durante un tiempo. Sí amigos; no os penséis que por no utilizar el coche los neumáticos no se gastan, ya que la goma se puede llegar a «cristalizar» y aunque en apariencia tengan esos surcos en perfecto estado, el caucho se «caduca» y se endurece, haciendo inútil ese contacto con el asfalto.

De hecho en una ocasión en la que estuvimos en una ruta con super deportivos, tomando algo escuchamos una conversación entre dos propietarios en la que el dueño de un auténtico Ferrari Testarrosa aseguraba que se le había «ido» un poco en una curva de un puerto de montaña.

Lo primero que pensamos es que iba muy rápido, pero teniendo en cuenta que íbamos todos en comitiva y (en mayor o menor grado) guardando los límites de velocidad de la vía correspondiente, era imposible que un autentico Ferrari hubiera tenido problemas a la hora de afrontar un viraje.

Seguimos escuchando la conversación y el mismo dueño del coche decía que solo lo sacaba para estos eventos y que hacía !!!9 años!!! que no cambiaba las ruedas. !Voilá!, ya sabemos cual había sido el problema…

Otra anécdota, y esto ya va por los «tuneros» a los que les gusta modificar el coche, es que no debemos modificar nunca los requisitos del fabricante. Las marcas invierten muchos millones de euros en desarrollar y homologar todos los componentes y los diseños de un coche así que nunca debemos sobrepasar los límites que nos indica el fabricante.

En la ficha técnica del vehículo, se comprenden (entre otras cosas) las medidas de neumático que es capaz de montar ese chasis o esa plataforma y nunca nos debemos salir de ese patrón. Una vez conocí a alguien (bueno, por fortuna aún lo sigo conociendo) que cambió las llantas por unas más grandes (eso sí, muy bonitas), con el consiguiente cambio de neumáticos con un perfil más estrecho.

Pues resulta que un día en el que se puso a llover ligeramente, en una sucesión de curvas en las que el compañero circulaba de forma correcta, sin sobrepasar los límites ni de velocidad, ni del vehículo, el resultado es que perdió tracción, perdió adherencia y comenzó a rebotar de un «quitamiedos» a otro de la vía, dejando el vehículo siniestro total.

Por fortuna no hubo que lamentar otros daños que no fueran materiales y el destino quiso que no pasara o circulara algún otro vehículo cerca, porque sino el accidente podría haber sido más dramático… La conclusión es que  eso sucedió porque los neumáticos no correspondían con ninguna de las medidas homologadas para aquel vehículo y las leyes de la física básica hicieron que el coche no pudiera afrontar con total seguridad y con plenas garantías una curva que, en condiciones normales, hubiera sobrepasado sin ningún tipo de problema.

Son algunas anécdotas reales y subjetivas, además de algunos consejos que nos pueden hacer concienciar sobre la importancia que tiene un buen mantenimiento y uso de los únicos componentes que nos mantienen unidos a la carretera.

No lo hagáis para pasar la ITV, hacedlo por vuestra seguridad y la de los que viajan con todos vosotros independientemente del tipo de conducción realicéis. Unos neumáticos en perfectas condiciones pueden ser la diferencia entre vivir o morir y saber cuales son sus limitaciones, nos hacen entender a todos que las ruedas son más importantes que lo que nos podemos imaginar. No son solo unos componentes que lucen unas llantas  más o menos bonitas…

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar