El Opel Insignia GSi conquista Nürburgring

Motorproyect.com > Noticias de Actualidad > El Opel Insignia GSi conquista Nürburgring

El Opel Insignia GSi conquista Nürburgring

17/10/2017 / 0 Comentarios / 397 / Noticias de Actualidad
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

El nuevo Opel Insignia GSi es una máquina de precisión. Diez milímetros más pegado a la carretera que el Insignia normal y, al menos, 160 kilogramos más ligero que el anterior Insignia OPC.

Su tracción total inteligente manda la cantidad correcta de potencia a cada una de las ruedas gracias al reparto vectorial del par. Esto mejora el comportamiento en todas las circunstancias y elimina el desagradable subviraje.

Por su parte, los neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S, calzados en llantas de 20 pulgadas, aseguran un impresionante nivel de agarre, mientras que los poderosos frenos Brembo ofrecen unas cortas distancia de frenado y la máxima seguridad.

Además, la directa dirección, los amortiguadores ajustables, junto con el control del motor y la transmisión están interconectados y reaccionan de forma precisa cuando está activado el modo Sport.

En resumen, el GSi es un coche diseñado para los amantes de las modernas y eficientes berlinas deportivas. Una versión deportiva “para entendidos” con el sello de puesto a punto en Nürburgring, ya que cada modelo Opel es ajustado en el legendario Nordschleife.

El 18 de junio de 1927 se inauguró el “circuito y pista de pruebas” en las faldas de la zona montañosa de Nürburg. Los creadores del trazado dieron gran importancia a que la pista contuviera secciones con características de carreteras secundarias, de forma que la floreciente industria del automóvil tuviera todos los elementos para probar allí sus coches.

La primera carrera celebrada en el circuito de Eifel, en 1927, fue ganada por el legendario piloto Rudolf Caracciola, que tras la prueba admitió que había sido “extremadamente dura”. Años más tarde, el tres veces campeón del mundo de Fórmula 1, Sir Jackie Stewart, dio al circuito rodeado de bosques su apelativo de “Infierno Verde”.

Hoy en día, uno de los mayores especialistas en el antiguo Nürburgring es el director de Performance Cars (OPC) y de Motorsport de Opel, Volker Strycek. En 2003, ganó aquí la carrera de 24 horas con un Astra V8 coupé y más recientemente, él y su equipo han desarrollado la puesta a punto del Insignia GSi en el Nürburgring.

Los ingenieros de Opel han convertido el chasis del nuevo Insignia en otro nuevo para el GSi. Los muelles más cortos rebajan la carrocería en 10 mm y los amortiguadores deportivos reducen al mínimo los movimientos de la carrocería. Los potentes frenos Brembo con pinzas de cuatro pistones  de 345 mm de diámetro y la directa dirección, han sido adaptados en consecuencia.

El Insignia GSi también equipa de serie el chasis electromecánico FlexRide. Este chasis adapta la dureza de los amortiguadores y la respuesta de la dirección en fracciones de segundo; la unidad de control varía también la calibración del pedal del acelerador y los puntos de cambio de la caja automática de ocho velocidades.

El conductor puede elegir entre los modos “Standard”, “Tour” y “Sport” y en función del modo elegido, la dirección y la respuesta del acelerador puedes ser aún más directa. Exclusivo para el GSi es el modo “Competición”, que se activa a través del botón ESP. Una doble pulsación permite a los pilotos más habilidosos más control y desconectar el control de tracción.

El chasis deportivo, desarrollado en combinación con los neumáticos del alta prestación Michelin Pilot Sport 4 S y las grandes llantas de 20 pulgadas, ofrecen niveles de agarre “casi como una lapa”. Una contribución importante proviene de la tracción integral con reparto vectorial del par incorporado de serie, única en este segmento.

 

El sedán deportivo está propulsado por un impresionante motor de gasolina que combina altas prestaciones con eficiencia en los consumos. El potente 2.0 Turbo de gasolina e inyección directa ofrece 260 CV. Como alternativa, el GSi también estará disponible con el nuevo 2.0 diesel BiTurbo de 210 CV. Este último desarrolla un par motor de 480 Nm gracias a la turbo alimentación secuencial.

Ambos propulsores de cuatro cilindros están asociados a una caja de cambios automática de ocho velocidades y el conductor tiene la opción de cambiar de marcha con las levas situadas en el volante, sin necesidad de quitar las manos del mismo o de apartar los ojos de la carretera. Además, los puntos de cambio de la caja de cambios automática se pueden preseleccionar a través de los ajustes de los modos “Standard” y “Sport”.

El nuevo Insignia GSi está disponible tanto como berlina deportiva de cinco puertas o, incluso, como un station wagon más adecuado para las familias (cañeras), denominado Insignia GSi Sports Tourer.

Si es extremadamente bueno en Nordschleife; imaginaros lo bueno que será en una carretera convencional…

Esta noticia está patrocinada por: 

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar