El otoño ya llegó. Consejos prácticos para conducir en la estación otoñal.

Motorproyect.com > Noticias de Actualidad > El otoño ya llegó. Consejos prácticos para conducir en la estación otoñal.

El otoño ya llegó. Consejos prácticos para conducir en la estación otoñal.

25/09/2020 / 0 Comentarios / 126 / Noticias de Actualidad
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Es la estación más erótica del año, ya que crecen los nabos y se abren las castañas. Perdón; tenía que decirlo… Es la estación de los colores, la estación en donde comenzamos nuestras rutinas de nuevo y la estación de los cambios de tiempo y clima. Tiene un toque romántico en donde los amarillos, naranjas y marrones de sus paisajes hacen también una época de escapadas en coche pero a su vez, es la estación que más retos plantea en la carretera, desde las hojas acumuladas en la calzada a la niebla, pasando por el frío, la lluvia y el aumento de las horas de oscuridad. Fenómenos que exigen una puesta a punto del coche y una conducción adaptada a cada circunstancia.

En esta época el asfalto se enfría y se humedece, por lo que es vital revisar los neumáticos. Todo el año hay que llevarlos en óptimas condiciones, pero hay épocas del año en las que debemos prestarlos algo más de atención. La adherencia y la capacidad de frenada dependen de su buen estado y es recomendable que su dibujo no baje de los 2mm, y en ningún caso debe ser inferior a 1,6mm, porque rodando sobre mojado a 90km/h se pierde casi por completo el contacto con el asfalto. Además hay que revisar una vez al mes que la presión sea la adecuada. Si queréis comprobarlo de una manera casera, en cualquier canal de la rueda metemos de canto una moneda de 2 euros y si el borde de la moneda no queda tapado totalmente por su profundidad, es momento de cambiar los neumáticos.

Las hojas de los árboles que caen sobre el asfalto son un espectáculo visual, pero las hojas, sobre todo mojadas, hacen que la adherencia sea tan baja como en una carretera en plena nevada. Así que por muy gracioso y bonito que nos parezca pisar y levantar esas hojas con la pisada de nuestro coche (sobre todo ahora con el tema de los instagramers y youtubers que quieren conseguir la foto perfecta), mejor evitar esas situaciones de peligro.

Cuando de imprevisto se nos echa la niebla, si por ejemplo solo alcanzamos a ver a 50 metros, debemos dejar esa misma distancia respecto al vehículo de delante y no se deben superar los 50 km/h. Nadie lo hacemos, puesto que confiamos en nuestra forma de conducción y en nuestros vehículos modernos que equipan todo tipo de sistemas de seguridad como, por ejemplo, el asistente de frenada automática Front Assist, ya que controla a cuantos metros estamos de otros vehículos y es capaz de frenar automáticamente si es necesario. Pero no todo el mundo tiene coches con este sistema.

Otra clave es hacerse ver con las luces antiniebla que sirven para advertir nuestra posición y en ningún caso deben usarse las largas, un error muy común que mucha gente aún realiza, ya que a través de los cristales y con gotas en suspensión producen un efecto que nos impide ver la silueta de los vehículos que nos preceden.

Bajo la lluvia, conducir con los limpiaparabrisas en mal estado implica  una pérdida de visibilidad de entre un 20 y un 30%. Hay que cambiarlos una vez al año y el otoño, precisamente por ser época de lluvias intensas, es la época más recomendable para hacerlo. Las lunas deben estar limpias, porque así es más difícil que así se empañen. Orientar la calefacción hacia los cristales es otra medida para evitar el vaho.

Aunque no hace falta que llueva para que el asfalto sea resbaladizo, basta con la humedad y la bajada de temperaturas propias de la estación, por eso, hay que extremar siempre la precaución en zonas de sombra, sobre todo si son curvas, ya que nos podemos encontrar zonas muy mojadas, charcos o zonas muy peligrosas sin poder preverlas. La distancia de seguridad en calzadas mojadas debe ser el doble. Además, es aconsejable tocar suave y periódicamente los frenos para secar la humedad de las pastillas y comprobar su eficacia.

En una situación extrema de aquaplaning, un error que solemos cometer todos, debido a la situación de tensión y de estrés instantáneo, es pisar el freno, cuando realmente lo que debemos hacer es olvidarnos de él y «tirar» de manos para controlar nuestro coche hasta que las ruedas vuelvan a tener contacto con el asfalto. Olvida el freno. En otoño, las lluvias suelen ser cortas e intensas, con lo que es la época del año donde es más posible sufrir aquaplaning. 

El viento puede ser otro gran reto en la carretera, por eso es clave moderar la velocidad y coger fuerte el volante al adelantar camiones, ya que por el efecto pantalla, puede desestabilizar la direccionalidad del coche una vez los hayamos rebasado.

También se incrementan las horas de conducción nocturna. La correcta iluminación es determinante, ya que durante la noche se producen el 30% de los accidentes en Europa. En vías interurbanas con baja visibilidad, siempre y cuando no haya niebla, es aconsejable usar las luces largas, pero muchos conductores no las utilizan por temor a deslumbrar a otro vehículo. Por eso es muy útil el asistente de cambio inteligente de luces de carretera, en el caso de montarlo. Este sistema detecta la presencia de vehículos en ambos sentidos y cambia de largas a cortas automáticamente.

Algo que tampoco hacemos habitualmente, es hacer caso a las señales que nos indican presencia de animales, pero es que, precisamente, el otoño es temporada de apareamiento para muchos animales salvajes, que se mueven en pequeñas manadas y están más activos. Es muy importante reducir la velocidad en aquellas zonas marcadas con señales de peligro por fauna, que luego vienen los disgustos y, en según que carreteras, se nos puede cruzar un corza, un zorro, un caballo o…, un elefante, provocando unas daños materiales y, a veces personales, muy caros o, directamente, irreparables e irremplazables.

El otoño tiene su encanto, pero es un reto a la hora de conducir. Hay que tener en cuenta estos consejos para evitar, en lo máximo posible, las posibles consecuencias de un accidente. !Suerte y seguridad para todos!.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar