Ferrari SF90 Spider. Lo más nuevo de Maranello.

Motorproyect.com > Blog > Ferrari SF90 Spider. Lo más nuevo de Maranello.

Ferrari SF90 Spider. Lo más nuevo de Maranello.

20/11/2020 / 0 Comentarios / 114 / Blog
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

El Ferrari SF90 Spider es el primer Spider PHEV (híbrido enchufable) de serie del Cavallino Rampante y se erige como el nuevo referente por prestaciones e innovación tanto dentro de la gama Ferrari como en su categoría dentro del sector del automóvil.

Hereda del SF90 Stradale su configuración de supercar de serie extremo y su rendimiento récord, logrando incrementar el placer de conducción y la facilidad de uso gracias a la última versión del techo rígido plegable. El SF90 Spider es, por tanto, el coche ideal para todos aquellos que buscan el más alto nivel de tecnología Ferrari sin sacrificar la versatilidad y la emoción de la conducción a cielo abierto.

Equipa un techo rígido retráctil, solución que permite un excelente aislamiento térmico y acústico cuando llevamos al coche cerrado, la ausencia de deformaciones a altas velocidades y la máxima habitabilidad gracias a su doble curvatura. El techo se abre y se cierra en tan solo 14 segundos, incluso con el coche en marcha, gracias a su sistema compacto, sencillo y liviano.

La clave del éxito del techo rígido retráctil de Ferrari, inicialmente presentado en 2011 con el 458 Spider y en constante evolución desde entonces, fue la elevación de la línea de separación entre la carrocería y el techo. El volumen ocupado por este último se limita así a sólo 100 litros en comparación con el tradicional 150-200. El uso de aluminio ha permitido un ahorro de unos 40 kg en comparación con las soluciones tradicionales de techo duro y la luneta trasera de cristal regulable en altura eléctricamente también garantiza un confort óptimo de uso a cielo abierto, incluso a altas velocidades.

Del mismo modo que en el SF90 Stradale, también se ofrece una configuración adicional disponible bajo demanda para aquellos que deseen llevar su carácter Racing al extremo. La configuración Assetto Fiorano se diferencia de la estándar por una serie de opcionales exclusivos, que incluyen amortiguadores Multimatic, con ajuste optimizado para su uso en pista. También incluye el uso de materiales de alto rendimiento (como fibra de carbono y titanio) que aligeran el automóvil en 21 kg, junto con un alerón trasero en fibra de carbono. Además, monta los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 aprobados para su uso en carretera y diseñados para mejorar el rendimiento en pista en condiciones de asfalto seco, con un compuesto más blando y menos ranuras. Finalmente, su diseño exclusivo de dos tonos (opcional) acentúa aún más la vocación racing del automóvil.

Por primera vez en un Ferrari Spider de serie, el SF90 Spider ofrece una arquitectura híbrida enchufable en la que el motor de combustión interna está integrado con dos motores eléctricos en la parte delantera y uno en la parte trasera, derivado de la experiencia adquirida por el Cavallino Rampante en la Fórmula 1. La combinación entre el motor de combustión interna y los motores eléctricos permite alcanzar una potencia máxima de 1.000 CV, lo que sitúa al SF90 Spider en lo más alto no solo de la gama de Maranello, sino de toda su categoría.

La arquitectura del tren motriz está compuesta por un motor V8 turbo de combustión interna, por la caja de cambios DCT de 8 velocidades con Ediff, por el eje delantero eléctrico, equipado con dos motores eléctricos independientes que también realiza la función de propulsión exclusiva en modo eléctrico, y por el motor eléctrico trasero, ubicado entre motor y caja de cambios, con batería de alto voltaje y electrónica de potencia para la gestión de los motores eléctricos.

Gracias a sus 780 CV (su potencia específica de 195 CV/l), el motor térmico del SF90 Spider supera en 60 CV a cualquier otro V8 turbo fabricado por Ferrari. Para lograr este resultado, los técnicos de Maranello se centraron en rediseñar el sistema de admisión y escape. 

La nueva caja de cambios con arquitectura de doble embrague en baño de aceite, lanzada en el SF90 Stradale, tiene 8 marchas. La optimización del diseño, ha permitido reducir la altura de su instalación en el automóvil en 15 mm con una disminución relativa del centro de gravedad. A pesar de la relación adicional y el límite de par máximo de 900 Nm, fue posible reducir el peso en 10 kg y los tiempos de cambio totales son apenas 200 ms.

A la hora de rediseñar el sistema de escape, se puso especial atención al sonido del motor, uno de los máximos placeres que cualquier Ferrari brinda a la hora de conducirlo. Esto se logró gracias a la introducción del sistema “hot tube” que permite una mejor transferencia de sonido en el interior del habitáculo, y que ha hecho posible ampliar el rango de frecuencias y órdenes del motor, mejorando la calidad e intensidad del sonido a bordo al aumentar las revoluciones por minuto respecto a los anteriores V8 Ferrari.

Por su parte, el flujo de energía del sistema híbrido del SF90 Spider se puede dividir en dos áreas principales:

  1. Entrega de potencia, en función de la presión del pedal acelerador por parte del piloto-conductor. La entrega es procesada por los sistemas de control del motor y de control híbrido, y es monitorizada constantemente por los sistemas de control electrónico y sus modalidades se pueden dividir en:
  • Modo eléctrico, confiado solo al eje delantero
  • Modo híbrido, confiado al motor térmico y MGUK (motor trasero) con tracción trasera
  • Modo híbrido 4WD, en la que el controlador activa el eje delantero eléctrico a demanda para la tracción en las curvas y la recuperación de energía durante el frenado

  1. Recuperación de energía (carga de la batería), gestionada en su totalidad por el sistema híbrido mediante tres estrategias:
  • Frenada regenerativa, disponible en ambos ejes en condiciones de frenado estándar y en presencia del ABS
  • Recuperación por liberación (sobre frenado), en ambos ejes en condiciones de liberación del pedal del acelerador, gestionada de forma independiente en las ruedas delanteras
  • Recarga de la batería mediante la gestión del punto de funcionamiento del motor térmico y del motor eléctrico trasero

En condiciones normales de frenado, se da prioridad a la recuperación de energía mediante el uso de motores eléctricos, y el sistema de frenado hidráulico interviene para apoyar al eléctrico en caso de una desaceleración brusca. A altas velocidades (y marchas altas) la contribución conjunta de los motores eléctricos, en condiciones de agarre, contribuye a la reducción de los tiempos de respuesta del motor térmico, mejorando así significativamente la aceleración y, en consecuencia, el rendimiento general del automóvil.

Dado el papel fundamental de la gestión del sistema híbrido en la experiencia de conducción, el tradicional Manettino está flanqueado por un selector para la gestión de los flujos de energía denominado eManettino, que los gestiona desde y hacia la batería y tracción. Existen cuatro modos seleccionables:

  • eDrive: el motor térmico está apagado y la tracción se confía al eje delantero eléctrico. En este modo es posible recorrer hasta 25 km con la batería completamente cargada, lo que es ideal para conducción urbana o situaciones en las que el rugido del Ferrari V8 puede ser un problema. El limitador de velocidad a 135 km/h permite un uso completo del vehículo incluso en rutas extra urbanas.
  • Hybrid: esto modo está orientado a optimizar la eficiencia del sistema. Es el sistema de control el que decide de forma autónoma si encender o apagar el motor térmico, el cual si se enciende puede trabajar a máxima potencia asegurando un alto rendimiento. La potencia de los motores eléctricos está limitada para reducir el consumo de batería.
  • Performance: el motor térmico se mantiene siempre encendido priorizándose el mantenimiento de la carga de la batería sobre la eficiencia, a fin de garantizar la plena disponibilidad de energía. También en este caso, la energía eléctrica está limitada para reducir el consumo de batería. Este modo es ideal para cualquier situación en la que se busque la diversión al volante
  • Qualify: permite alcanzar la potencia máxima de 1.000 CV del sistema, ya que los motores eléctricos también pueden funcionar en su máxima potencia. El sistema de control favorece la obtención del máximo rendimiento frente al mantenimiento de la carga de la batería.

Para aprovechar al máximo las capacidades del sistema de propulsión del SF90 Spider, los técnicos han desarrollado un sistema de dinámica del vehículo capaz de garantizar mejoras no solo en términos de rendimiento puro o tiempo de vuelta, sino también en su usabilidad total y diversión de manejo para los conductores de cualquier nivel. 

Todos estos sistemas se han englobado en un único sistema de control de la dinámica del vehículo denominado eSSC (Electronic Side Slip Control), cuyas principales innovaciones se pueden resumir en tres estrategias para ajustar y distribuir dinámicamente el par de tracción y frenado en las ruedas:

  • Electronic Traction Control (eTC): gestiona y optimiza la disponibilidad del par de conducción distribuyéndolo en las ruedas individuales de acuerdo con las condiciones de conducción
  • Torque Vectoring: gestiona la tracción eléctrica en las curvas en la rueda exterior e interior del eje delantero, para maximizar la tracción en la salida y facilitar la conducción en el límite.
  • Control brake-by-wire con ABS/EBD (Control de freno por cable con ABS/EBD): reparte el par de frenado entre el sistema hidráulico y los motores eléctricos, lo que permite la recuperación regenerativa al frenar, mejorando el rendimiento y la sensación

La implantación de la arquitectura híbrida también supuso un reto desde el punto de vista de la gestión del peso. Aunque los 270 kg adicionales del sistema híbrido fueron ampliamente compensados ​​por el excedente de potencia entregado, fue necesaria una gran optimización y aligeramiento del vehículo para reducir su peso a 1.670 kg y así garantizar una relación récord peso/potencia.

En cuanto a aerodinámica, los principales objetivos de desarrollo aerodinámico fueron el mantenimiento, con el techo cerrado, del nivel de rendimiento aerodinámico del SF90 Stradale. En paralelo se ha conseguido reducir las turbulencias y ruido aerodinámico con el techo abierto, y la optimización de los flujos en el compartimento del motor.

El nivel de carga aerodinámica del SF90 Spider está regulado en gran medida por el sistema activo patentado colocado en la cola denominado shut-off Gurney. Este sistema fue concebido para garantizar el mismo rendimiento que en el del SF90 Stradale. El sistema está controlado por un sofisticado sistema de control que, al monitorear parámetros como la velocidad, las aceleraciones del ángulo del volante y la presión sobre el pedal del freno cientos de veces por segundo, identifica las condiciones dinámicas en las que una mayor carga aerodinámica es requerida activando el sistema como respuesta. Puede asumir dos configuraciones:

  • Low Drag (Baja resistencia): los dos elementos están alineados, suspendidos en el capó. La cuña móvil forma un carenado aerodinámico perfecto para el elemento fijo, dejando que el aire fluya por encima y por debajo del shut-off Gurney, convertido en casi invisible para el flujo.
  • High Downforce (Alta Carga aerodinámica): el elemento móvil baja y cierra la abertura inferior que permite el paso del aire. Las secciones móviles y fijas constituyen un perfil aerodinámico capaz de desviar el flujo y generar una cantidad significativa de sobrecarga vertical

Por último, en cuanto a la definición del interior se guio por el rediseño del HMI (human machine interface), que ha dado un salto adelante desde el SF90 Stradale. La instrumentación a bordo es casi completamente digital y cuando el coche está apagado es de color negro, lo que le da un aspecto minimalista al interior.

El grupo central consta de una única pantalla digital de alta definición de 16″. En la pantalla predeterminada, todo está dominado por un gran tacómetro circular enmarcado por el indicador de carga de la batería, a cuyos lados se encuentran la pantalla de navegación y la de los controles de audio. 

También gracias a la introducción del head-up display, la información principal se puede proyectar en el parabrisas dentro del campo de visión del conductor, lo que evita distraer la atención durante la conducción. El volante del Ferrari SF90 Spider completa el proceso de transferencia tecnológica del mundo de la competición, al introducir una serie de controles multitáctiles que permiten al conductor controlar todos los aspectos del automóvil. Los controles tradicionales incluyen el icónico Manettino y el control de faros, limpiaparabrisas e intermitentes. En cuanto a los controles táctiles, el botón del radio derecho del volante permite navegar por las pantallas del grupo central, mientras que en el radio izquierdo aparecen los controles para comandos de voz y control de crucero. En el área central, se encuentran los cuatro botones para seleccionar los diferentes modos de conducción.

Sin duda, el Ferrari SF90 Spider traduce las sensaciones del SF90 Stradale y las multiplica con la posibilidad de circular con el cielo por montera y disfrutando de su impresionante y tecnológico V8 híbrido. Pero por lo que veo; hay que estudiarlo primero. Es lo que tiene la tecnología.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar