Las pruebas del Porsche 911 GT3 demenciales

Motorproyect.com > Noticias de Actualidad > Las pruebas del Porsche 911 GT3 demenciales

Las pruebas del Porsche 911 GT3 demenciales

13/04/2021 / 0 Comentarios / 175 / Noticias de Actualidad
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

A la vista está que los Porsche son fiables al máximo, a tenor de los que todavía existen circulando por ahí de cualquier época. El nuevo Porsche 911 GT3, el último deportivo de la firma alemana, se distingue por numerosos detalles técnicos. Durante el desarrollo, el objetivo de los ingenieros ha sido mejorar aún más las prestaciones sin comprometer la funcionalidad del día a día.

Para lograrlo fue fundamental la cooperación entre los técnicos de desarrollo de modelos de serie y los especialistas del departamento de Competición.  De esta manera, los avances tecnológicos en el ámbito de la aerodinámica son especialmente destacados.

Es la primera vez que en un coche de serie de Porsche se monta un alerón trasero suspendido. Su perfil en forma de cuello de cisne es semejante al de los 911 RSR de competición y los 911 GT3 Cup de la copa monomarca y dado que dos soportes de aluminio sujetan ahora el alerón desde arriba, el aire puede pasar limpiamente por la parte inferior, más sensible desde el punto de vista aerodinámico. Este nuevo diseño ha permitido reducir las pérdidas de flujo. No solo ha aumentado la carga aerodinámica, junto con otras muchas medidas, sino que también genera una sustentación negativa bien equilibrada. El ángulo de ataque del nuevo alerón trasero se puede ajustar en cuatro posiciones diferentes y por lo tanto, el difusor delantero también tiene cuatro posiciones de ajuste. Al igual que en competición, el equilibrio aerodinámico del nuevo 911 GT3 se puede adaptar individualmente a las condiciones de la pista y al estilo de conducción.

Las pruebas en banco durante el desarrollo del motor atmosférico de 4.0 litros de alto régimen requirieron aún más tiempo. El motor, que responde rápidamente al acelerador, está basado en el de competición del 911 GT3 R y también se utiliza prácticamente sin cambios en el 911 GT3 Cup. Con 510 CV, genera 10 CV más que el anterior GT3. Entrega su potencia máxima a 8.400 rpm y el limitador electrónico solo interrumpe la subida de régimen a 9.000 rpm. Por su parte, el par máximo se ha incrementado de 460 a 470 Nm.

Al igual que en competición, el accionamiento preciso de las válvulas en regímenes altos se realiza mediante balancines rígidos. La probada tecnología VarioCam garantiza un control del árbol de levas que se adapta con precisión al régimen y a la carga del motor. Un cigüeñal con apoyos de gran diámetro, amplios casquillos de biela y camisas de cilindro con tratamiento superficial de plasma garantiza menores pérdidas por fricción y reduce el desgaste.

Las elevadas fuerzas de aceleración longitudinal y lateral que genera el nuevo 911 GT3 en circuito hacen especialmente importante el suministro de lubricante. Como en competición, se realiza mediante un sistema de  cárter seco con depósito separado. Con un total de siete etapas de aspiración, el lubricante regresa de forma rápida y eficiente al depósito externo, mientras que la lubricación de los casquillos de biela, sometidos a una gran carga, se realiza directamente desde la bomba de aceite, a través del cigüeñal.

Los ingenieros y los pilotos también pusieron a prueba el motor del nuevo 911 GT3 fuera del banco. Durante el desarrollo, se realizaron 600 ensayos de emisiones para cumplir las estrictas normas. También se aplicaron estándares muy exigentes para la resistencia del motor: en el óvalo de Nardò (Italia) tuvo que rendir sin problemas durante 5.000 km, a una velocidad constante de 300 km/h y parando solo para repostar.

De esa manera prueban los coches en Porsche (por lo menos sus ediciones más prestacionales), así que no me extraña que aún hoy, se vean muchos por la calle.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

También podría gustarte

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar