Lo demás es historia: Citroën 5CV «Torpedo»

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: Citroën 5CV «Torpedo»

Lo demás es historia: Citroën 5CV «Torpedo»

08/06/2019 / 0 Comentarios / 379 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Citroën cumple los 100 años. Concretamente tal que un 4 de junio de 1919 nacía oficialmente la marca y es por ese motivo por el que recordamos a uno de sus modelos más característicos, que pudimos ver hace un par de meses en Rugauto, el concesionario Citroën en Burgos, ya que tuvieron una unidad expuesta durante un tiempo y de esa manera, disfrutamos en vivo de un poco de historia de la marca en pleno Siglo XXI. 

El Citroën Tipo C fue un automóvil ligero fabricado por la compañía francesa entre 1922 y 1926, con casi 83.000 unidades fabricadas. Conocido como Citroën 5HP o 5CV en Francia y 7.5HP en Gran Bretaña, fue el segundo modelo de automóvil diseñado y comercializado por André Citroën, entre 1922 y 1926 y también fue el primer automóvil producido en serie en Europa. 

Al igual que pasó con el Ford Model A, que podíamos elegirlo del color que quisiéramos mientras fuera negro, el primer color en el que se hizo el 5CV fue amarillo, (un pálido «toronja» amarillo) que le valió el primer apodo de «petite citron» (limón pequeño). También fue apodado «Cul de poule» (fondo de gallina), «barco cola ”o“ cubierta de barco Citroën ”, refiriéndose a la parte posterior cónica de la carrocería y también a“ Trefle ”(hoja de trébol) que se refiere a la forma de la versión de tres asientos, como la que veis en las fotos. 

Mientras que el gobierno francés alentó, a través de beneficios fiscales, a los fabricantes de automóviles a invertir en ciclomotores, André Citroën prefirió recurrir a la fabricación de automóviles pequeños. De hecho, el 5HP fue el primer Citroën en entrar en ese segmento, luego monopolizado por Peugeot y Renault.

Una vez en marcha y comercializado, uno de los ingenios de André Citroën fue promocionar este automóvil a una audiencia femenina, lo que era muy inusual en ese momento, puesto que todos los documentos publicitarios de 5HP representaban el automóvil conducido por una mujer joven.

Y es que con el 5HP, Citroën también se adelantó mucho a su tiempo con metodologías para adquirir el vehículo. Esto se destaca por el hecho de que el 5HP también podría comprarse a crédito, un nuevo método para el momento, gracias a una compañía de crédito al consumidor, fundada también por André Citroën.

 

Después de un comienzo lento en 1922, el éxito fue tal que, a partir de 1924, el 5HP representó casi la mitad de las ventas de Citroën y se convirtió en el primer automóvil popular europeo. El nombre comercial inicial: 5HP se convirtió en 5CV en 1925 con motivo del cambio de cálculo de la potencia de los motores: de HP (Horse Power) a CV (Cheval Vapeur)).

Lanzado en mayo de 1922, el «Torpedo» (tourer), fue una versión de dos asientos, que en 1923, estuvo disponible en una versión más «lujosa» Cabriolet. En 1924, se introdujo una versión de tres plazas del «Torpedo» inicialmente con un «asiento plegable» y luego con dos asientos en la parte delantera y uno en la parte trasera, que recibió el apodo de «Hoja de trébol». 

El 5HP fue un modelo de confianza y frugalidad en comparación con la competencia ya que era extremadamente robusto, un hecho evidenciado por el viaje de 17.000 Km en 5 meses alrededor de Australia en 1925 de un Torpedo con dos estudiantes a bordo, en condiciones climáticas extremas y sin ningún problema con el motor.

Desafortunadamente, aunque el 5HP fue un éxito, no fue lo suficientemente rentable, y para prepararse para la introducción del B14 «totalmente de acero», André Citroën tomó personalmente la decisión, en contra de la opinión general, de finalizar su producción en mayo de 1926. 

Hoy en día, el 5HP es el típico coche de época de los años 20. Su éxito se debe al hecho de que ya era un éxito comercial inmenso en su tiempo, así que también es posible reconstruirlo muy fácilmente a partir de piezas originales y prefabricadas.De los 83.000 5HP construidos, muchos se han reconvertido en vehículos utilitarios, tractores…, aunque se estima que aproximadamente unos 3.000 (4%) sobrevivieron. 

Y es que este pequeño Citroën estaba por delante de la competencia. Estaba equipado con un diferencial y un motor de arranque eléctrico, lo que permitía que el vehículo se publicitara como especialmente adecuado para las damas por su facilidad de manejo. El peso de 543 Kg es esencialmente el del motor, la caja de cambios y el eje trasero. La velocidad máxima fue de 60 Km/h con un consumo de combustible de 5 l/100 km.

El chasis 5HP se montó en la fábrica de Levallois, (suburbios de París), y el montaje del automóvil se realizó en la fábrica de Javel. Ese chasis estaba construido a partir de una estructura de madera, en la que los paneles del cuerpo se clavaban. Fue el último Citroën con cuerpo de madera. El coche tenía una sola puerta, en el lado del pasajero que se abría hacia adelante y las bisagras eran invisibles (excepto el «Cabriolet»). Las vibraciones fueron limitadas por un cierre de doble cono que evitaba la apertura accidental de las puertas.

Por otra parte, inicialmente, la primera insignia de Citroën en el radiador consistía en unos galones azules sobre una base niquelada. El motor que montaba era de cuatro cilindros, 856 cc , con una potencia de 11cv, refrigerado por un sistema denominado termosifón. Desde el 1 de junio de 1925, el sistema de refrigeración fue mejorado en todos los modelos por un ventilador (que anteriormente solo se ajustaba al Cabriolet). El encendido inicialmente por batería, bobina y distribuidor fue reemplazado alrededor de marzo de 1923 por un encendido por magneto.

La caja de cambios tenía tres relaciones no sincronizadas más una marcha atrás. La rueda dentada de tamaño recto tendía a patinar y chirriar, especialmente en la 1ª y 2ª marcha (no en la 3ª, transmisión directa) y se volvió ruidosa cuando los engranajes estaban desgastados o cuando el casquillo entre el eje primario y secundario estaba suelto. Este juego excesivo causó que el tren primario se desalineara del tren secundario, lo que provocó que las ruedas dentadas funcionaran en el extremo de los dientes, por lo tanto, generaban un estridente ruido adicional y un desgaste prematuro. Pues aunque no os lo creáis, ese defecto fue el origen del símbolo actual que podemos ver en la parrilla de cualquier Citroën, que simboliza la incorporación de ruedas dentadas con los piñones inclinados y contrapuestos, que fue la solución adoptada y que hoy en día, utilizan la inmensidad de las cajas de cambios manuales.

Como curiosidad y al igual que en los coches contemporáneos de la época, el pedal del acelerador estaba ubicado en el centro, entre los del embrague y el freno. No existían los frenos delanteros pero la frenada de la transmisión estaba controlada por el freno de pie y las ruedas traseras se frenaban mediante una palanca de freno de mano. De hecho, frenar no fue el punto fuerte del coche ya que era necesario anticipar y equilibrar la acción de los dos sistemas de frenos a riesgo de romper el eje de una rueda trasera. Muchos 5HP se modificaron de forma casera para acoplar el freno de la transmisión y los frenos traseros, y esta modificación finalmente se ofreció en serie en los últimos modelos en 1926.

Estas y otras tantas curiosidades, marcaron los orígenes de Citroën y de uno de sus modelos más míticos y reconocibles, que pudimos ver en directo y que nos mostró cómo se iban improvisando las cosas en los albores del mundo de la automoción. 

Todo un placer haber contemplado a este grandioso y original modelo y como no podría ser de otra forma; deseamos muchas felicidades a Citroën por estos 100 años tan fructíferos y esperamos que sean el pistoletazo de salida de otros 100 años más de éxitos. 

 

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar