Lo demás es historia: El negro y amarillo de Bugatti

My Motor Life > Lo demás es historia > Lo demás es historia: El negro y amarillo de Bugatti

Lo demás es historia: El negro y amarillo de Bugatti

14/08/2022 / 0 Comentarios / 174 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

¿Os habéis preguntado alguna vez el porqué Bugatti suele poner dos colores en sus modelos de calle?. ¿Os habéis preguntado el porqué de unos colores u otros?. Yo nunca. Pensaba que era por el diseño de los deportivos, por capricho… Pero no. Como curiosidad vamos a arrojar un poco de luz sobre el asunto; como curiosidad y como aprendizaje.

Aunque la herencia de Bugatti está más asociada con el azul de carreras francés, muchos de sus coches más elegantes fueron terminados en la combinación de colores favorita de su fundador Ettore Bugatti: negro y amarillo. Aunque yo daría mi brazo, precisamente porque pensaba que eran los colores negro y azul de carreras.

Para los verdaderos conocedores de la marca Bugatti (yo no, porque nunca me lo he podido permitir), un hiperdeportivo acabado en negro y amarillo no es solo una encarnación sorprendente de la famosa pintura de dos tonos de Bugatti; es un guiño al propio fundador. Muchos de los vehículos personales de Ettore Bugatti fueron terminados en negro y amarillo, y su popularidad ha perdurado desde el fundador, a través de la era de los automóviles diseñados por Jean Bugatti y hasta nuestros días.

La historia del negro y el amarillo se remonta a la casa de Bugatti en Molsheim, donde las vigas que se asentaban sobre las antiguas puertas de roble, estaban terminadas en los llamativos colores preferidos por Ettore. Aunque muchos de los primeros coches personales de Ettore eran negros, a medida que los vehículos Bugatti evolucionaron a partir de sus diseños tradicionales de Grandes Premios y comenzaron a abrazar completamente el movimiento Art Deco, los ahora famosos diseños de doble tono provocaron una combinación favorita de colores para Ettore. Y fue esa chispa la que encendió un fuego alentando a innumerables clientes a abrazar el negro y el amarillo para su propio Bugatti (copiones…).

El famoso Type 41 Royale de Ettore Bugatti fue pintado en negro y amarillo. Casi al mismo tiempo, un ejemplo del Roadster Tipo 40 se terminó en el mismo esquema de color, al igual que un Tipo 44. Pero la popularidad de este diseño iba a aumentar.

El Tipo 55, un automóvil inspirado en la competición, con el motor 2.3 de ocho cilindros en línea del proyecto piloto Tipo 51, fue el más buscado con su carrocería cabrio biplaza diseñada por Jean Bugatti. Y todavía hoy los más buscados de esos roadsters están acabados en la combinación atemporal de negro y amarillo inspirada por Ettore Bugatti. Solo dos años después de que se introdujera el Tipo 55, en 1934, se completaría uno de los Bugatti Roadsters más bellos y elegantes jamás construidos: el Type 57 Grand Raid Roadster Usine. ¿Y los colores de elección? Negro y amarillo (qué casualidad).

En la era moderna de Bugatti, esta combinación atemporal nunca se ha olvidado. En 2014, se introdujo el Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse ‘1-of-1’, acabado en negro con un acento amarillo en contraste, detalles amarillos en las ruedas y logotipos ‘EB’ y un interior acorde. El cuero negro se completa con costuras amarillas y una silueta amarilla perforada con láser en los paneles de las puertas.

En la era Chiron, el primer automóvil entregado en Norteamérica se terminó en una llamativa combinación de carbono amarillo y negro desnudo, incluidas las llantas de aleación amarillas pintadas completamente. Con la introducción del Chiron Pur Sport en 2020, la combinación de negro y amarillo se reinventó una vez más para una única unidad muy exclusiva, con un acabado amarillo denominado ‘Jaune Molsheim’, un tono especial que rinde homenaje al amarillo original utilizado por Ettore Bugatti. Este color viene en contraste con los reflejos de fibra de carbono de color turquesa expuesta.

Hoy en día, muchos ejemplos de Bugatti negro y amarillo se cuidan como parte de la colección Schlumpf, la colección más grande de vehículos Bugatti en el mundo, ahora ubicada en el Museo Nacional del Automóvil en Mulhouse. Con una superficie de más de 25.000 m2, la exposición comprende 400 de los coches más raros, magníficos y valiosos del mundo, incluidos más de 135 modelos Bugatti, como dos de los seis Type 41 Royale jamás construidos. Muy recomendable visitar si estáis por la zona y os apasionan los coches. 

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar