Lo demás es historia: Jensen Interceptor.

Motorproyect.com > Blog > Lo demás es historia: Jensen Interceptor.

Lo demás es historia: Jensen Interceptor.

06/01/2018 / 0 Comentarios / 1337 / Blog
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Pues es que estaba tan ricamente en mi sofá viendo la sexta parte de Fast&Furius, cuando en una de las secuencias de persecución, Leti, la antigua novia de Toretto y en cuya película no recordaba absolutamente nada de su pasado; conduce un vehículo bastante peculiar por las calles de Londres y es en ese momento cuando se me ha ocurrido hablar sobre él en nuestra sección de Lo demás es historia.

Muy pocos conocerán esta marca y es normal, ya que Jensen fue un antiguo fabricante británico que cesó su actividad en los años 70´s y el Interceptor fue su producto estrella.

Este modelo se fabricó en Birmingham entre 1966 y 1976 y su carrocería de acero estaba diseñada por Carrozeria Touring de Italia, después de que unos años antes, Jensen coqueteara con la idea de fabricar vehículos con estructura de fibra de vidrio. Estos modelos encargados a la empresa externa italiana, eran modificados en las instalaciones de la firma inglesa nada más pisar suelo británico y la incorporación de potentes motores americanos, además de algunas peculiaridades más; forjaron la leyenda de un coche que seguro, encantará a los más entusiastas.

Los primeros motores que ensamblaron fueron unos V8 de Chrysler de 6.3 litros, con la opción de elegirlo con transmisión manual de 4 relaciones (una auténtica rareza, ya que solo se fabricaron 22 con esta configuración) o automática de 3 relaciones, que trasladaban la potencia de 270cv al eje trasero que además, contaba con un diferencial de deslizamiento limitado.

En 1971 sustituyeron la mecánica por un 7.2, también de origen Chrysler, con dos ratios de potencia, uno con 305cv y otro con 330cv. También hubo una edición mucho más potente, que de hecho, es el vehículo más enérgico de la historia de Jensen, con 440cv y 232 unidades construidas de una producción total de 6.408 unidades.

Pero si sus mecánicas son extremadamente potentes para la época, su diseño la verdad es que era bastante controvertido. Tenía una longitud de 4,72 metros, con carrocería de tipo Gran Turismo de cuatro plazas y dos puertas, aunque tomaba una estética peculiar al tener el habitáculo muy retrasado, al más puro estilo de los deportivos biplazas de entonces. La enorme luneta trasera se abría haciendo las veces de portón de maletero y la verdad es que, a pesar de que a título personal me guste; no es precisamente uno de los diseños más afortunados del mundo.

Como equipamiento de serie por aquel entonces, incluía elevalunas eléctricos, asientos reclinables, radio con altavoces dobles, luces de marcha atrás y dirección asistida a partir de 1968.

Una de las peculiaridades del Jensen Interceptor a lo largo de su corta historia, fue la incorporación de la tracción total por medio de un diferencial Ferguson, que repartía el par del motor entre los dos ejes. Esto ocurría en el año 1968, mucho antes de que Audi popularizase y le diera bombo a su tracción Quattro. También montaban frenos ABS mecánicos y control de tracción. Esta variante se bautizó como Jensen FF (Ferguson Formula).

Hubo más versiones de carrocería. En 1974, en el ocaso de la firma, se produjeron los Jensen Interceptor descapotables, con capota de lona y principalmente para el mercado norteamericano, aunque algunos de ellos se quedaron en Europa. También y sobre esa misma base, se construyeron 60 unidades con carrocería coupé en 1975, que marcaron el punto y final de la empresa, ya que no soportaron la recesión mundial y tuvieron que echar el cierre en 1976.

En 2010 se hizo un conato de volver a restaurar la marca con una versión moderna de este modelo, denominado esta vez Interceptor R, que montaba el V8 6.2 litros del Corvette con 435cv, pero por desgracia, se quedó en agua de borrajas…

Existen muchos fabricantes que se han quedado en el olvido y Jensen es uno de ellos, aunque de vez en cuando; sagas como la de Fast&Furius nos recuerden que en el pasado también había auténtica pasión por los motores potentes. Conduce o muere…

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar