Lo demás es historia: Mercedes Benz Clase G.

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: Mercedes Benz Clase G.

Lo demás es historia: Mercedes Benz Clase G.

20/03/2019 / 0 Comentarios / 397 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Siempre que nos hablan de todo-terreno, lo primero que nos viene a la cabeza es Land Rover o Jeep. Eso no implica a que haya otros muchos todo-terreno puros que sean capaces de rivalizar e incluso, superar en varios campos (que bien hilado…) a las dos marcas referentes por antonomasia.

El Mercedes Benz Clase G es uno de esos gigantes que podría, sin problema, «mojar la oreja» a cualquiera de esos «bichos» tan consolidados. De hecho, lo lleva haciendo durante los últimos 40 años y es bastante probable que durante todo este tiempo, sea el coche con menores variaciones estéticas que exista. Eso no es malo, ya que el Mercedes Benz Clase G ha sabido combinar de manera magistral la rudeza de unas líneas muy rotundas, pensadas para ser extremadamente efectivo fuera del asfalto; con la clase, el lujo y la prestancia de todo un Mercedes. Con ello, también es un vehículo que ha soportado muy bien el paso del tiempo, a pesar de su aparente invariabilidad.

Felicitamos al Clase G de Mercedes-Benz por sus 40 años de vida, durante los cuales no ha hecho más que mejorar. Por un lado, por las excelentes capacidades todoterreno del vehículo presentado en 1979; y por otro, por haberse mantenido fiel a sí mismo y a sus valores durante casi cuatro décadas.

Desde sus inicios, no había otro camino que no fuera hacia arriba para el Clase G, convertido ya hoy, en un ícono del automovilismo. Durante décadas, el Clase G ha evolucionado continuamente como un práctico vehículo todoterreno con una gran calidad de conducción en carretera. El constante trabajo de desarrollo de Mercedes-Benz ha asegurado que este automóvil se mantenga siempre fresco y al día.

La presentación mundial del modelo 460 de la Clase G tuvo lugar en febrero de 1979 en Toulon, Francia. En aquella ocasión, el dossier de prensa de Mercedes-Benz enfatizaba su “incontestable capacidad dentro y fuera de la carretera”, así como una “máxima versatilidad de uso”. Estos aspectos también son aplicables al nuevo modelo 463 de la Clase G que se fabrica en Graz, Austria, desde mayo de 2018. Además este modelo tiene una tradición de elevado rendimiento y un carácter único.

La historia del Clase G comenzó en el verano de 1969, cuando Daimler-Benz AG y Austria Steyr-Saimler-Puch AG entablaron conversaciones sobre una posible cooperación. Ambos fabricantes ofrecían vehículos con excelentes capacidades todoterreno como parte de sus gamas: el Mercedes-Benz Unimog, así como los Puch Haflinger y Puch Pinzgauer.

En 1971, la idea de fabricar un vehículo todoterreno conjuntamente tomó forma por primera vez. Este automóvil combinaría unas capacidades todoterreno extremas con una buena manejabilidad en la carretera. En otoño de 1972, los directores ejecutivos Dr Joachim Zahn (Daimber-Benz AG) y el Dr Karl Rabus (Steyr-Daimler-Puch) alcanzaron un acuerdo de entendimiento básico sobre el desarrollo de un vehículo ligero todoterreno.

El desarrollo de aquella idea progresó con fuerza. El primer modelo de madera fue creado antes de abril de 1973 y el primer prototipo para rodar en carretera ya estaba realizando pruebas en 1974. Las imágenes con la descripción técnica, publicadas internamente en 1975, mostraron lo rápido que llegaron los diseñadores e ingenieros a un diseño muy cercano al del que sería el Clase G.

El diseño final con su icónico perfil fue definido por Mercedes-Benz Design, y los estilistas combinaron magistralmente las grandes y pulidas superficies de la carrocería del vehículo con las características técnicas definidas, como los amplios ángulos de ataque y salida, así como una altura libre del vehículo sobre el suelo relativamente alta, con un ancho total decididamente pequeño.

Por su parte, el Clase G ha sido fabricado en la planta de Puch en Graz-Thondorf desde sus inicios y en esta planta (lógicamente adaptada y modernizada) también se ensambla el nuevo modelo 463 del Clase G desde mayo de 2018. Desde el principio, Mercedes-Benz ha suministrado componentes, incluyendo motores, ejes, sistemas de dirección y grandes piezas estampadas, desde varias plantas en Alemania a Graz, comenzando la producción del Clase G en 1979.

Fue presentado al mercado inicialmente como el modelo 460: un vehículo todoterreno universal, con un interior sencillo pero en el que se había prestado mucha atención al sistema de propulsión. La tracción total, instalada como equipamiento de serie, contaba con un diferencial entre ejes bloqueable al cien por cien y diferenciales bloqueables opcionales en los ejes delantero y trasero, que han sido equipamiento estándar desde 1985. Gracias a ello se asegura un comportamiento óptimo fuera de la carretera. Por otra parte, el diseño del chasis y los ejes rígidos con amortiguadores de muelles estaban orientados hacia la versatilidad y robustez en una conducción off road.

En el momento del lanzamiento se ofrecían los modelos 240 GD y 300 GD con motor diésel y los 230 G y 280 GE con motor de gasolina. Estaban disponibles dos batallas distintas (2.400 y 2.850 milímetros), así como diferentes tipos de carrocería (vehículo abierto, Station Wagon cerrado y furgón panelado con los laterales cerrados).

Tras 40 años el Clase G, que recibió en 2018 la actualización más profunda de su historia, incorporará en primavera de este año su versión G 350 d. Este nuevo propulsor diésel de seis cilindros en línea convierte a este icono en el «G» más eficiente hasta la fecha. El G 350 d completa la oferta de esta gama acompañando a las versiones gasolina, el G 500 y el impresionante Mercedes-AMG G 63, que con sus 585 CV de potencia es capaz de hacer el 0 a 10 km/h en tan solo 4,5 segundos, algo sumamente impresionante para un vehículo de estas características, envergadura y peso.

Sin lugar a dudas, el Mercedes-Benz Clase G es, desde hace tiempo, un icono. Y gracias al gran éxito comercial que ha tenido a lo largo de sus 40 años de historia, lo seguirá siendo y seguirá sumando lustros. Que así sea.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar