Lo demás es historia: Porsche 959 S

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: Porsche 959 S

Lo demás es historia: Porsche 959 S

08/07/2022 / 0 Comentarios / 176 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Porsche Classic ha realizado una restauración de fábrica de un modelo muy inusual: un 959 S del que solo se fabricaron 29 ejemplares. Además, en este caso es mucho más exclusivo, ya que pertenece al expiloto de Fórmula 1 Nick Heidfeld.

Ya sea por su elevada potencia, aceleración, velocidad máxima o precio original, los entusiastas de los coches de los años 80 y 90 recordarán sin duda al Porsche 959 como uno de los modelos más importantes de esa época. De hecho, salía en unas cartas de coches a las que jugaba de pequeño y si te tocaba ese o el Ferrari F40, prácticamente ya habías ganado.

En realidad es, bueno, fue un superdeportivo con una velocidad punta de 315 km/h, del que Porsche solo fabricó 292 ejemplares. El expiloto de carreras Nick Heidfeld posee la versión Sport, aún más exclusiva, de la que solo se construyeron 29 unidades. Es más potente, tiene 515 CV y alcanza una velocidad máxima de 339 km/h. Y esta pieza de coleccionista tiene otra cifra que bate récords: su bajo kilometraje. El 959 S de Heidfeld tenía solo 4.183 kilómetros cuando lo llevó a Porsche Classic en el verano de 2017.

Pero, a pesar de estar apenas rodado, este 959 ya necesitaba una amplia revisión técnica, porque si no se utiliza mucho, un coche parado también se desgasta y la cuantía final puede ser hasta peor. 

No importa teniendo dinero, porque los afortunados que tienen un 959 se pueden beneficiar de la experiencia y el utillaje únicos de este departamento, totalmente integrado en la empresa. Cuando la producción del superdeportivo llegó a su fin, Porsche Classic se hizo con las herramientas de mantenimiento y diagnóstico de todas las áreas de la fábrica. A ello se añade una gran experiencia con este modelo tan exclusivo.

En el caso del 959 S de Heidfeld, el diagnóstico reveló, entre otras cosas, que el sistema de gestión del motor había sido modificado. Tras consultarlo con el propietario, el personal de Porsche Classic restauró la unidad Motronic a su estado original.

Otro hito histórico de este coche es que en 1983, Porsche presentó en el Salón de Fráncfort el prototipo «Gruppe B», diseñado para homologarlo en el Paris-Dakar. En 1986, los tres 959 terminaron la carrera en el primer, segundo y sexto lugar. Por su parte, la versión de circuito, el 961, terminó en séptima posición en la edición 1986 de Le Mans, con victoria en la clase IMSA/GTX.

El modelo de producción debutó en el Salón de Fráncfort de 1985. Entre sus innovaciones se encontraban los amortiguadores regulables y sensibles a la velocidad, la suspensión autonivelante, la tracción total controlada electrónicamente con selección del programa, el antibloqueo de frenos, un sistema de control de la presión de los neumáticos y una carrocería aerodinámicamente optimizada. Esta carrocería tenía elementos procedentes de la competición y de la aeronáutica, ya que algunos paneles externos estaban hechos con material compuesto por resina epoxi reforzada con Kevlar y fibra de vidrio; el faldón delantero era de espuma integral de poliuretano y las puertas y el capó se fabricaron con una aleación especial de aluminio.

El 959 también fue el primer coche de producción con un motor bóxer dotado de dos turbocompresores que funcionaban secuencialmente, lo que reducía el retraso de respuesta del motor. Por otra parte, las bielas de titanio aligeraban las masas oscilantes. Los cilindros estaban refrigerados por aire, como era habitual en Porsche en aquella época, pero las culatas de cuatro válvulas por cilindro tenían refrigeración por agua y para una mejor disipación del calor, las válvulas de escape tenían un relleno de sodio.

Solo se fabricaron en serie 292 ejemplares del Porsche 959, entre 1987 y 1988, pero la versión Sport de este artículo es aún más exclusiva ya que solo se vendieron 29 unidades. Esta variante tenía turbocompresores más grandes que funcionaban con una mayor presión. Contaba con 515 CV frente a los 450 CV del modelo base y no tenía suspensión autonivelante. El climatizador automático, el cierre centralizado, los elevalunas eléctricos, el espejo lateral derecho y los asientos traseros también se suprimieron para ayudar a ahorrar peso, convirtiéndose en un Porsche 959 aligerado y más potente, por lo que las prestaciones finales también eran mejores.

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar