Prueba: Audi A3 Sportback e-Tron

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Audi A3 Sportback e-Tron

Prueba: Audi A3 Sportback e-Tron

09/01/2018 / 0 Comentarios / 627 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Todo el mundo conocemos el Audi A3, el vehículo compacto de la marca de los cuatro aros. De hecho; lleva más de 20 años entre nosotros y se ha ido forjando un hueco de honor dentro del segmento C en la categoría de vehículos Premium.

Es un coche muy atractivo, con una amplia gama de mecánicas para todos los gustos y unos acabados de bandera, además de contar siempre con lo último en equipamiento de serie tanto en materia de confort, como de seguridad activa y pasiva.

Muy pocos saben que en sus orígenes el A3 se diseñó para gustar más a las mujeres, pero sus buenas maneras, sus trazos redondeados y sobre todo, gracias a versiones deportivas como el primer S3 de 210cv; es un compacto que ha gustado, y mucho, a un amplio espectro de clientes que en muy poco tiempo hicieron del A3 un vehículo muy popular y deseado.

Hoy en día el nuevo A3 ha evolucionado y además de su carrocería original con tres puertas, cuenta con otras numerosas versiones y tipos de carrocería, como el A3 Cabrio, el A3 Sedan o el Sportback de 5 puertas.

Es un vehículo que sabe adaptarse a los nuevos tiempos, ya no solo en lo que a diseño se refiere, sino que también hablamos en materia de mecánicas o tecnologías. De hecho; la versión que os vamos a mostrar durante esta prueba es la variable híbrida denominada e-Tron, que se aproxima a la conducción del futuro con una solución intermedia entre el motor de combustión y la movilidad eléctrica pura que seguro, satisfará a la mayoría de los usuarios.

Es un hecho que los motores de gasolina, y sobre todo los diésel, están en pleno declive, puesto que el petróleo se acaba, es un residuo fósil que contamina y los nuevos países emergentes, con una alta densidad de población, demandan muchos coches, mucha energía y mucho combustible, y comienzan a ser un problema para el medio ambiente a nivel global, así que como consecuencia de todo ello, se ha acelerado el proceso de lo que en un día veíamos como una situación lejana.

Las marcas buscan soluciones alternativas para solventar nuestra movilidad, sin menospreciar el respeto por el medio, ya que primero; todos compartimos el aire que respiramos y el mismo suelo y segundo; los tratados anti-contaminación cada vez son más estrictos y los fabricantes se exponen a multas multimillonarias que harían temblar los cimientos de las marcas. Y de eso creo que ya han tenido bastante…

La movilidad futura se perfila con coches totalmente eléctricos, aunque habrá que esperar a ver que acontece, puesto que si esto es así; la demanda de baterías aumentará de manera exponencial y veremos a ver si no habrá escasez de materiales para fabricarlas todas y más adelante, veremos a ver cuales son los procedimientos a seguir cuando esas baterías haya que desecharlas, puesto que contienen materias muy contaminantes, aunque eso sería otro debate.

Pero vamos al “turrón”. Lo lógico, es que la transición entre el mundo de los motores de combustión y los eléctricos puros, pase por ir incorporando poco a poco soluciones intermedias en forma de híbridos y este es el caso del objeto de nuestra prueba de hoy y además; he de decir que es uno de los mejores híbridos que hemos probado en los últimos tiempos.

Que no digo que los que hemos probado sean peores, sino que los ingenieros de la marca alemana decidieron retrasar la comercialización del A3 híbrido, a pesar de contar desde hace años con la tecnología necesaria y se limitaron a observar cómo reaccionaba el mercado y los posibles fallos de sus competidores directos para, de esa manera, ofrecernos un producto sin fisuras y uno de los mejores.

El Audi A3 e-Tron mantiene el carácter Premium y el atractivo de una carrocería muy proporcionada y versátil. No existe ninguna pista de que estamos ante un A3 especial y la sobriedad de sus trazos conocidos, no necesita de distintivos para mantener la buena imagen de la marca.

Tan sólo podríamos hablar de un paragolpes delantero diferente, que incorpora unas efectistas luces diurnas en los laterales, una parrilla “Singleframe” con lamas más marcadas y voluminosa y un, también remodelado, paragolpes trasero, con la intencionalidad de no mostrarnos las salidas de escape, que se quedan ocultas por debajo del coche.

Por lo demás; hablamos de un Audi Sportback convencional (el e-Tron tan sólo se comercializa con esta carrocería de 5 puertas), que se beneficia de la nueva imagen percibida en toda la gama hace aproximadamente un año, con pilotos delanteros y traseros más rasgados, una longitud de 4,2 metros y el rediseño sutil de algunos elementos y paneles de la carrocería.

Para el Audi A3 e-Tron se han decidido por ensamblar un sistema híbrido compuesto por un motor 1.4 TSI de 150cv y uno eléctrico de 102cv, por lo que en conjunto estamos hablando de una potencia total de 204cv. Es la misma configuración motriz que monta el Volkswagen Golf GTE.

Hablamos de un híbrido enchufable, por lo que podemos dejar cargando nuestro vehículo en el garaje mientras dormimos y al día siguiente dispondremos de unos 52 kilómetros de autonomía totalmente eléctrica y libre de emisiones, suficiente para trasladarnos al trabajo y realizar nuestros quehaceres diarios sin la necesidad de gastar una gota de combustible.

Y esto es así incluso si tenemos que circular por tramos de radiales, ya que podemos conducir con el motor eléctrico hasta una velocidad de 130 Km/h, aunque claro, a esas velocidades el consumo eléctrico de la batería es mayor.

No obstante; podremos elegir cómo circular en según qué circunstancias nos encontremos. Podemos elegir si queremos ir tan sólo con impulsión eléctrica hasta que se consuma la batería casi por completo, momento en el que el motor de combustión entraría en acción de manera imperceptible; podemos elegir que se combinen ambos motores de manera totalmente automática, para obtener una mayor eficiencia, o por último, podemos preservar la carga eléctrica y circular tan sólo con el motor térmico, en el caso que tengamos un viaje y queramos circular en destino con la modalidad eléctrica o combinada.

Para recargar las baterías, situadas detrás de los asientos traseros, encontraremos el enchufe perfectamente camuflado detrás de los cuatro aros de la parrilla delantera. Tenemos la posibilidad de recargarlo por medio de un enchufe rápido trifásico de 380V o por medio de un enchufe convencional de 220V y el tiempo de recarga puede variar entre unas 3 a 7 horas, aproximadamente.

Y hasta aquí las peculiaridades de un A3 Sportback e-Tron que por todo lo demás, es un A3 “normal” en el más amplio sentido de la palabra. Pasamos al interior y nos encontramos con un buen espacio en las plazas posteriores. Personas de hasta 1.90 metros de altura encontrarán mucha amplitud tanto por altura como por anchura o espacio para las piernas. Sólo hay un pequeño problema y es que si el conductor o el copiloto desplazan mucho el asiento delantero hacia atrás, el espacio para las piernas queda extremadamente limitado.

En la zona delantera, también nos encontramos con unos asientos amplios y muy cómodos, con un buen agarre lateral tanto a la altura de nuestras caderas como de la espalda. La posición de conducción la encontramos muy rápido gracias a los múltiples reglajes de los asientos y del volante y enseguida nos encontraremos en una posición perfecta.

Nos encontramos con un habitáculo muy minimalista, con pocos mandos físicos que se limitan, prácticamente a los correspondientes al sistema de climatización y unos pocos botones para controlar ciertos parámetros como el Audi Drive Select, que modifica los diferentes modos de conducción disponibles o el mando para elegir con qué variable mecánica queremos circular. Los materiales utilizados son plásticos con una buena percepción táctil y visual, además de contar con unos ajustes muy buenos.

Pulsamos el botón de arranque y todo el cuadro de mandos cobra vida sin ningún sonido de fondo, ya que arrancamos siempre en modo eléctrico. En la parte superior emerge una pantalla del sistema de infoentretenimiento, desde la que accederemos a los diferentes menús disponibles gracias al mando simplificado MMI situado entre los dos asientos delanteros. Desde ese selector podremos elegir el visionado de cualquier elemento que queramos en ese momento, desde el equipo de audio, la cámara de visión trasera, los diferentes modos de conducción o cómo, cuándo y de qué forma, estamos circulando o cargando las baterías, pasando, obviamente, por la información del navegador.

En la capilla de relojes, también nos encontramos con una sorpresa. El A3 Sportback e-Tron de nuestra prueba, disponía del aclamado y visual Virtual Cockpit. Este cuadro de instrumentos lo conforma una pantalla digital de 12,5 pulgadas y una calidad de imagen sin parangón y hace las veces de cuadro de relojes convencional, aunque con un visionado plenamente digital y plenamente configurable al gusto.

Por medio del botón “View” del volante, podremos escoger que información consideramos más relevante y podremos aumentar o disminuir el protagonismo de los relojes de información, y aumentar o disminuir el resto de los parámetros que elijamos como importantes, procedentes del sistema de infoentretenimiento.

Por poner un ejemplo gráfico; podemos tener un tamaño de los relojes convencional y la información del navegador en el centro a un tamaño reducido, o podemos aumentar de forma superlativa el panel del navegador, supeditando la información de la velocidad, las revoluciones o la recarga, en un segundo plano. Así, con cualquier información que consideremos relevante del ordenador de a bordo.

La verdad es que la información que nos ofrece roza la perfección y la verdad, es que es una opción muy atractiva y recomendable en términos visuales.

Hay que reconocer que el A3 e-Tron cuenta con lo último en materia de tecnologías y equipo de serie disponible, existiendo muy pocas opciones para elegir. Contamos con navegador, ordenador de a bordo, Virtual Cockpit, asistente de cambio involuntario de carril, avisador de vehículo en ángulo muerto, Drive Select con cuatro modalidades de conducción: Comfort, Auto, Dynamic e Individual, Start/Stop, climatizador bi-zona, llantas de 17 pulgadas, lector de señales de tráfico, aviso de cansancio, control de presión de neumáticos, frenada automática con detección de peatones, control de velocidad de crucero adaptativo, control de comandos por voz, faros de Xenón Plus adaptativos con luces automáticas de cortas a largas, sensores de luces y lluvia o asistente al aparcamiento con cámara trasera, entre otros elementos.

En marcha, hablamos de un coche de más de 200cv, pero su comportamiento no es el de un GTI, sino que más bien se trata de un compacto muy confortable y utilizable a diario, con unos consumos totales muy ajustados de tan sólo 1,6 l/100 Km, aunque claro; eso es meramente orientativo y en condiciones muy excepcionales, pero bien es cierto que unos consumos reales entre 4 y 6,5 l/100 Km para un vehículo de 204cv, no está nada mal.

No obstante; a pesar de no considerarse un GTI, hablamos de un vehículo con un gran empuje, casi instantáneo y si pisamos hasta la alfombrilla el pedal del acelerador, seremos capaces de alcanzar los 100 Km/h desde parado en tan sólo 7,6 segundos, gracias a la función “boost” que suma la potencia y par de los dos motores. En el primer tramo de la aceleración, el motor eléctrico cobra más protagonismo y de ahí que la entrega de par sea prácticamente instantánea, acelere tan sumamente rápido y alcance también una punta considerable de 220 Km/h.

A la hora de buscarle las “cosquillas”, nos encontramos con un comportamiento típico en un compacto como el A3. El aplomo en curva es considerable y el esquema de suspensiones mantiene a ralla las posibles derivas de la carrocería sin transmitir ningún tipo de sacudida extraña dentro del habitáculo. Por lo tanto, estamos ante un vehículo muy confortable y seguro en cualquier tipo de circunstancia.

Por otra parte, la dirección también ayuda a que el A3 tenga un buen comportamiento, puesto que es muy directa y comunicativa en todo momento y el equipo de frenos, es muy efectivo y parece que soporta muy bien un uso intensivo.

¿Es un coche dinámico?. Pues sí y no, ya que aunque tenga una conducción muy satisfactoria, tiene un sobrepeso de unos 125 Kg extra respecto al resto de la gama A3 y la situación de las baterías, hacen que el e-Tron no sea tan “juguetón” como cualquiera de sus hermanos en una carretera revirada.

La verdad es que ese será el único “pero” que podríamos achacar a esta versión, y es un “pero” ciertamente irrelevante, si lo que buscamos en un compacto es un vehículo cómodo, potente, bien equipado, tecnológicamente superior y con una excelente imagen, además de tener una gran versatilidad, unos parcos consumos (que pueden llegar a ser nulos si nuestros trayectos diarios son cortos) y plenamente utilizable bajo cualquier circunstancia.

Dentro de la gama A3, probablemente el e-Tron sea una de las versiones más satisfactorias si no buscamos una conducción radical (para eso tenemos el RS3). Es un compacto muy coherente con los tiempos que se nos avecinan y en el más amplio sentido de la palabra, no deja de ser un Audi, con todo lo que ello conlleva.

En el Audi A3 e-Tron nos encontraremos potencia, confort, imagen, frugalidad, dinamismo, versatilidad, tecnología y equipamiento y eso es lo máximo que pueden ofrecernos con cualquier coche, de cualquier marca y de cualquier segmento.

Por lo tanto; el Audi A3 e-Tron es sin lugar a dudas, uno de los mejores, uno de los más atractivos y uno de los más equilibrados compactos del momento. La espera ha obtenido sus frutos y con este modelo, podemos afirmar que, en este caso, “los últimos SÍ serán los primeros”.

Vehículo cedido por:

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar