Prueba: Citroën C4 Puretech 130 Feel Pack

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Citroën C4 Puretech 130 Feel Pack

Prueba: Citroën C4 Puretech 130 Feel Pack

19/02/2021 / 0 Comentarios / 841 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Tuvimos la fortuna de probar las 3 versiones disponibles del recientemente renovado Citroën C4 así que, aunque no nos detengamos en las generalidades de las que os hablamos en la prueba del ë-C4 totalmente eléctrico, sí que os hablaremos de las particularidades; de las motorizaciones y los equipamientos de las diferentes versiones que han pasado por nuestras manos.

En los tiempos tan convulsos que estamos viviendo, es de agradecer que una marca te ofrezca casi todas las alternativas posibles de motorización en un mismo modelo; eléctrico, diésel y gasolina, para que los potenciales clientes puedan elegir lo que más les convenga. En el caso que nos ocupa, ya os contamos los secretos de la versión 100% eléctrica y ahora nos toca contaros las peculiaridades de la versión de gasolina de 130cv.

Disponemos del acabado Feel Pack y, digamos que sería la versión de acceso con un punto más de equipamiento de serie. También este motor es el motor de acceso, y se trata de un 1.2 de gasolina con cambio manual de 6 relaciones, que eroga 131cv de potencia y 230 Nm de par máximo a las ruedas delanteras. Tenemos la opción de adquirir nuestro C4 con otra potencia (155cv ) y también con el acabado Shine, que es el más dotado y, por lo tanto, sería algo más caro en su adquisición.

No os hablaremos de su original diseño, porque ya lo hicimos en su momento, pero sí que os hablaremos de ciertas particularidades que no teníamos en la versión eléctrica que ya pasó por nuestras manos. Para empezar; este coche sí que trae salida de escape, algo que, como es obvio, no encontramos en la versión ë-C4. Curiosamente disponemos de una doble salida de escape que, aunque no tenga ninguna orientación deportiva ni emane ningún sonido especial, hay que reconocer que le queda especialmente bien.

También nos encontramos una decoración diferente para los embellecedores de color del paragolpes delantero y el Airbump. Concretamente, en combinación con la pintura negra de nuestra unidad, nos encontramos con el color gris. No obstante, la capacidad de personalización del nuevo C4 es impresionante y, combinándose con los diferentes colores disponibles en la paleta (en total 7), dispondremos de diferentes embellecedores y colores a elegir.

En el interior, el acabado Feel Pack conlleva diferentes tonos para los paneles de las puertas. Sí que disponíamos de los cómodos asientos Advanced Comfort, que recogían muy bien nuestro contorno y cuyo mullido era, simplemente, espectacular. En este caso no disponíamos de reglajes eléctricos, aunque sí que tenía ajuste lumbar, por ejemplo. Es muy sencillo encontrar la postura ideal de conducción, aunque la sujeción lateral no es de las mejores que hemos visto.

Con un maletero de 380 litros está dentro de la media en su categoría y las plazas posteriores destacan sobremanera por espacio para las piernas, no así en altura del techo respecto a nuestras cabezas, que debido a su diseño coupeizado, la verdad es que se nos queda un poco escaso.

Los materiales empleados en el interior son suficientes y dan una gran sensación de calidad y resistencia al uso. Como curiosidad, disponíamos de un soporte extraíble enfrente del asiento del acompañante para poder colocar una tablet o un objeto similar. En las ediciones menos dotadas no se contempla, pero sí que era nuestro caso. Por lo demás, pocas diferencias respecto al ë-C4 que probamos en su momento.

Los mandos y botones están situados de una forma ergonómica y son fáciles de acceder a ellos e interpretarlos. Por su parte, la información percibida desde el cuadro de la instrumentación digital es clara y legible, con cifras y símbolos con un tamaño bastante grande, aunque la pantalla nos brinda una sensación de económica. No obstante posee una luz inferior indirecta que nos permite que no tengamos nunca problemas de reflejos e incidencias incómodas de los rayos solares.

También teníamos una visión muy clara del sistema HUD que se proyecta sobre una pantalla transparente y abatible delante de nuestros ojos, para que no tengamos que desviar la mirada de la carretera y consultar la información más relevante respecto a nuestra conducción.

En el centro observamos una gran pantalla táctil de 10″ del equipo de infoocio desde donde podremos consultar diferentes parámetros, funciones y equipamientos de nuestro vehículo, con unas grafías grandes, claras y muy sencillas de interpretar. En nuestro caso disponíamos de navegador y cámara de ayuda al aparcamiento trasera, pero en versiones menos dotadas, las dos funciones son opcionales. También podíamos regular de manera táctil el climatizador bi-zona, aunque no os preocupéis, porque por suerte también disponemos de mandos físicos un poco más abajo.

Por supuesto, la conectividad es uno de los pilares fundamentales en los que se sustentan los vehículos modernos y el sistema era compatible con los protocolos Apple Car y Android auto, además de contar con la función Mirror Link. Por otra parte, además de diferentes huecos portaobjetos y vacíabolsillos, nos encontramos con un espacio en el centro para recargar el móvil por medio de inducción.

El equipo de serie de nuestra unidad con el acabado Feel Pack no podría ser más extenso e incluía navegador, sensor de aparcamiento trasero con cámara de ayuda trasera, pantalla del equipo de infoocio táctil y de 10″, llantas de 18″, control de velocidad de crucero adaptativo con limitador, asientos delanteros calefactados y con ajuste lumbar, cargador por inducción de nuestro smartphone, climatizador bi-zona, HUD, frenada de emergencia, alerta de atención del conductor, sensores de lluvia y luces, luces delanteras y traseras LED, alerta de cambio involuntario de carril, asistente de arranque en pendiente, lector de señales de tráfico, control de presión de neumáticos, volante multifunción, ordenador de a bordo, control por voz, llamada y localización de emergencia o Start/Stop, por poner algunos ejemplos.

Pero la mayor diferencia de nuestro C4 es la transmisión. Disponíamos, en este caso, de una palanca de cambios manual de 6 relaciones, con un guiado y unas inserciones muy precisas y suaves, además de tener un escalonamiento entre marchas muy bien estudiado. Sin tener una cierta orientación deportiva, quizás la primera velocidad es un tanto corta, pero en general, el funcionamiento es correcto y preciso en todo momento.

Esa caja de cambios actúa sobre un motor de gasolina 1.2 con 131cv y 230 Nm de par máximo, con el que nuestro C4 consigue unas prestaciones finales bastante notables. Alcanza los 210 Km/h de velocidad punta y el 0-100 Km/h lo hace en unos destacables 8,9 segundos, con un consumo combinado de 5,4 l/100 Km que no difiere en exceso con la realidad.

Es un motor voluntarioso y enérgico, pero no me malinterpretéis; tiene tirón y sube de revoluciones bastante activamente, aunque no desprende ese toque deportivo que muchos estáis pensando. El C4 no es eso. Es muy atractivo y sus líneas generales son muy originales, aunque su mezcla magistral entre un compacto y un SUV favorece siempre a un confort de marcha inusitado, no a una deportividad latente. 

De hecho, su esquema de suspensiones es bastante blando y, aunque no nos transmite una sensación de inseguridad en ningún momento, los balanceos de la carrocería en las curvas más pronunciadas o cerradas y en las frenadas más enérgicas son bastante evidentes. 

El C4 es un compacto idóneo para realizar largos recorridos debido a su, extremadamente bueno, confort de marcha y nivel de rodadura. Cuando la carretera se nos torna muy técnica, sin lugar a dudas, es mejor tomárselo con tranquilidad y disfrutar del viaje y del paisaje. 

Su dirección es algo artificial pero muy directa y a la que nos acostumbraremos muy rápido. Se endurece ligeramente con la velocidad y circular en tramos urbanos es delicioso, además de aparcar o movernos entre el resto del tráfico, confiriéndonos y transfiriéndonos una gran agilidad en ese ámbito. Por su parte, el equipo de frenos tiene un buen mordiente y son bastante apropiados para detener al conjunto.

Sin duda, es una buena alternativa para todos aquellos que disfruten del viaje, ya que, aun siendo la edición de gasolina y, casi, la versión de acceso a la gama, los consumos son bastante ajustados y el equipo de serie en materia de confort y seguridad, bastante amplio. Por su parte, obtenemos unas prestaciones notables y el cambio manual es, simplemente, sencillo, muy bueno y fácil de dosificar y actuar sobre él. Pronto hablaremos de la última versión (diésel) que pasó por nuestras manos, pero definitivamente, el nuevo C4 colmará las expectativas de los más críticos. 

Datos técnicos:

Motor: 1.2 Puretech

Potencia: 131cv

Vel Máx: 210 Km/h

Acel 0-100: 8,9 seg

Cons: 5,4 l/100 Km

Precio: Desde 23.155 euros (Versión probada)

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar