Prueba: Hyundai Bayon 1.0 T-GDI Tecno

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Hyundai Bayon 1.0 T-GDI Tecno

Prueba: Hyundai Bayon 1.0 T-GDI Tecno

24/10/2021 / 0 Comentarios / 214 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Después del Hyundai Ioniq 5, del que se está dando mucha notoriedad en los medios, tenemos otro lanzamiento especial de la marca coreana este año tan convulso. Se trata del Hyundai Bayon.

El Bayon es un SUV pequeño con tres tipos de motorizaciones de gasolina (84, 100 y 120 cv), algunas de ellas con algo de electrificación de apoyo de 48V, un equipo de serie amplio, atractivo y muy económico en su adquisición dentro de su segmento.

Tiene mucha competencia y en el seno de la marca se han decantado por diseñar una carrocería de tipo SUV, que es lo que más se lleva ahora. Nosotros hemos probado la versión más equilibrada de gasolina con 100cv y sin ningún tipo de electrificación de ayuda, aunque con el nivel de equipamiento Tecno que es uno de los más dotados de serie.

Entre otros elementos y sin alardes, contábamos con alarma de coches en ángulo muerto con testigo luminoso en el retrovisor, ayuda de arranque en pendiente, equipo de infoocio con pantalla táctil de 8″ compatible con Android Auto y Apple Car Play, llantas de 17″, lector de señales de tráfico, instrumentación digital en pantalla de 10,25″ ordenador de a bordo, climatizador automático, control de velocidad de crucero con limitador, asistente de cambio involuntario de carril, control de presión en neumáticos, luces LED delanteras y traseras, iluminación ambiental interior, control de presión en neumáticos, modos de conducción, cámara trasera de ayuda al aparcamiento, sensor trasero de tráfico cruzado, frenada de emergencia con detección de peatones, sensores de lluvia y luces, sensor de aparcamiento trasero, instrumentación digital, volante multifunción, cargador de smartphones inalámbrico, arranque y apertura freekey, Start/Stop o llamada de emergencia.

En cuanto a su diseño es bastante convencional. En el frontal observamos ciertas reminiscencias a lo que conocemos en Citroën, aunque con muchos matices. También nos podemos remitir a otro SUV pequeño de la marca denominado Kona, cuyo frontal es parecido, con las luces diurnas por LED en la zona superior, pero en el caso del Bayon tenemos unas luces principales de tipo LED mucho más grandes en la zona inferior y que nos proporcionan una visibilidad increíble en horas nocturnas. No obstante, cuando giramos el volante, no son direccionales, pero se encienden las luces largas de la zona para proporcionarnos una mayor visibilidad. No existen luces antiniebla delanteras, así que la función cornering la hacen las luces largas del vehículo.

La parrilla delantera es contundente y es para todos los modelos igual. No es opaca como si se tratara de un vehículo eléctrico 100%, pero tampoco es una gran parrilla, ya que las mecánicas no necesitan una refrigeración exagerada. A ver; es una parrilla voluminosa que abarca casi todo el frontal y bordea un embellecedor de tonalidad gris que hace las veces de protector para los bajos, pero si nos fijamos bien, las entradas de aire se sitúan en una zona muy comprimida en el centro, justo debajo del logo de la marca.

Su visión lateral no destaca sobremanera, y a pesar de que tenga una cierta nota ascendente y que la zona de los pasos de rueda traseros esté más marcada, no encontramos ningún atisbo de dinamismo en la carrocería. Bueno, podríamos destacar las lunas traseras tintadas y unas preciosas llantas de 17″ que visten mucho la vista lateral. Nos llama la atención los cortos voladizos delanteros y traseros, ya que las ruedas se sitúan bastante a las esquinas. Para una carrocería de 4,18 metros, disponemos de una distancia entre ejes de 2,58 metros, lo cual no está nada mal y redunda en un gran espacio para los pasajeros.

Quizás la imagen trasera sea la más original y en donde se hace mayor énfasis en los anuncios. Se trata de una zaga con los pilotos traseros alargados, elevados y en las esquinas del portón, unidos entre ellos por una aplique en rojo que le aporta una imagen muy diferenciadora, justo por debajo de la luneta posterior y que hace de separación. La verdad es que le llama mucho la atención a todo el mundo.

Los faros antiniebla, catadióptricos y marcha atrás se sitúan en el paragolpes voluminoso y que le aporta mucho carácter y que también tiene una especie de protector pintado en diferente color al de la carrocería, en una zona bastante baja y, que creo yo, que no estarán exentas de furtivos «toques» o golpes que puedan dañarlos. También es bastante vistosa la forma, ya que visualmente, esa zaga parece que se hunde hacia el interior. Pero no. Simplemente la luneta posterior está muy inclinada y acaba en una especie de cola truncada. El diseño de los pilotos hacen mucho porque tengamos esa percepción visual.

El portón del maletero no nos deja un perfil extremadamente alto para poder ubicar objetos voluminosos o pesados y nos permite un espacio de carga bastante aprovechable de 411 litros, que no lo parece a simple vista, pero que no está nada mal para un vehículo tan compacto como este. En las zonas laterales nos encontramos con algunos prácticos ganchos para colgar bolsas, huecos portaobjetos e incluso, una correa para enganchar cosas si lo creemos necesario.

Nos incorporamos a las plazas traseras por medio de unas puertas, que para mi gusto, son bastante pequeñas y cuya apertura no me parece notable, pero una vez sentados, la cosa cambia sustancialmente. Nos encontramos con un espacio perfecto y unos asientos muy cómodos para poder realizar largos trayectos. Lógicamente, la plaza de en medio no destaca por su grandeza o comodidad, pero es un mal endémico entre casi todos los coches. Me ha sorprendido mucho la altura disponible respecto a nuestras cabezas, porque desde el exterior no lo parece. También me ha sorprendido el espacio disponible para nuestras rodillas, que aunque no sea la referencia, está muy bien para un vehículo con estas características. Personas de algo más de 1,80 de altura no tendrán problemas para acomodarse en esas plazas.

Delante nos reciben unas butacas confortables y que sujetan muy bien nuestro contorno. No llegan a ser asientos deportivos como tal, pero sus orejeras se amoldan muy bien a nuestro cuerpo, no dejando que nos desplacemos en exceso en los virajes más cerrados. Delante nos encontramos un cuadro de mandos muy minimalista, en el que todo tiene un sentido y en el que todo está donde tiene que estar. No existen florituras innecesarias y quizás, me recuerde un poco a los coches de antaño.

La instrumentación es digital, pero no es configurable. Mantiene proyectados en una pantalla de 10,25″ las dos esferas de rigor y en el centro, parte de la información que queramos percibir del ordenador de a bordo a tiempo real, con una visibilidad clara y concisa.

En la zona superior del salpicadero nos encontramos con una gran pantalla táctil de 8″ y grandes botones físicos en los laterales para simplificar el acceso a los menús. Es una pantalla que se ve muy bien también y está libre de reflejos incómodos de los posibles rayos solares, aunque el sistema no dispone de la rapidez de reacciones deseada. Pero su funcionamiento es correcto, no obstante. No disponemos de navegador, algo que suplantaremos con nuestro smartphone, ya que lo que sí tiene es conectividad con los protocolos Android Auto y Apple Car Play. Sí podremos visionar las imágenes de la cámara trasera de ayuda al aparcamiento cada vez que insertamos la marcha atrás.

Debajo nos encontramos con un sistema de climatización simple de una zona. A ver, no podemos pedir más por ese precio tan ajustado. Es de una zona, pero más que suficiente para climatizar al interior del vehículo en un corto periodo de tiempo. ¿Para qué queremos de dos zonas?. Su funcionamiento es muy loable y notable.

Más abajo nos encontramos con un hueco portaobjetos con cargador inalámbrico para nuestros móviles y en su zona superior dos botones. Uno es para desconectar el pitido del sensor de aparcamiento trasero y otro es el selector del Drive Mode, bastante accesibles y justo delante de la palanca de cambios.

El Drive Mode tiene dos posiciones, Comfort, que se activa por defecto cada vez que arrancamos nuestro Bayon y Sport que; ¿os cuento un secreto?, no hace prácticamente nada. A ver, cuando lo activamos sí que notamos algo más de respuesta en el motor, pero nada más. Es un cambio muy sutil. Ni endurece la dirección, ni los amortiguadores…, nada.

Por lo demás, el Bayon tiene un interior eclético, con todo lo que necesitamos a nuestro alcance y un diseño práctico, pero que huye de los «fuegos artificiales» (con excepción de la iluminación ambiente de color azul que veremos por las noches) que pueden tener otras marcas y que, en realidad, sirven para hacer bonito, pero no tienen mucha utilidad en nuestro día a día. También me llamó la atención que está construido en materiales plásticos que, si bien son agradables al tacto, no destacan ni por su vistosidad ni por sus ajustes entre si. No tienen plásticos ni superficies que atrapen el polvo como otros ni aditamentos estéticos; lo que vemos es lo que hay, con algunos elementos revestidos en cuero, pero la mayoría plásticos en si.

La mecánica que probamos es la más equilibrada de 100 cv, pero sin ningún tipo de ayuda externa en forma de motor eléctrico, que sí hay versiones que lo montan. Es un motor 1.0 de tres cilindros con el que alcanzaremos una velocidad punta de 185 Km/h, podremos acelerar de 0-100 Km/h en unos discretos 10,7 segundos y lo más interesante, un consumo de combustible de 5,5 l/100 Km homologados por la marca.

Está asociado a un cambio de marchas manual de 6 relaciones, con un guiado estupendo, aunque no está orientado a una utilización deportiva. No es un vehículo para eso. También podemos optar por un cambio automático si así lo deseamos, pero a no ser que tengamos algún problema con la pierna, el cambio manual es muy agradable de accionar en todo momento.

Podemos adquirir el Bayon con tres potencias de 84, 100 y 120cv, siendo éstos últimos los más recomendables para hacer salidas y viajes más largos, eso sí, con una actitud tranquila y sosegada, porque no es un vehículo diseñado para correr. Me falta un poco de «punch» con esa potencia, ya que nos lo tendremos que pensar un poco cada vez que vayamos a afrontar un adelantamiento o en recuperaciones. Además me parece muy curioso, porque al ser tricilíndrico el motor tenía ciertas vibraciones que se percibían en el interior, pero en general el habitáculo está bien insonorizado, era una situación que me pareció muy curiosa. El motor de 84 cv, supongo que estará muy bien en entornos urbanos y periurbanos, pero entiendo que se quedará corto en viajes más largos. Para eso podremos adquirir potencias superiores como el nuestro o con 120cv, con ayudas eléctricas o con cambio automático.

No obstante, a pesar de poder realizar sin problemas trayectos más largos, mejor tomárselo con tranquilidad, porque aunque el conjunto pese poco, no hablamos precisamente de un coche prestacional como si. Es confortable, cómodo, espacioso, práctico y con una gama mecánica coherente con su precio y con lo que nos puede ofrecer.

La dirección es directa, pero no transmite al 100% lo que ocurre debajo de los neumáticos y está muy filtrada. Por su parte, el esquema de suspensiones me sorprendió, ya que en apariencia es una plataforma bastante firme, aunque absorbe muy bien cualquier imperfección que nos encontremos en el camino. Es bastante curioso. No inclina demasiado en las curvas, no es un coche deportivo, pero no percibimos ninguna sacudida innecesaria en el interior cuando pillamos algún bache o irregularidad por nuestro camino.

Pero además de ser un vehículo excepcional para realizar trayectos más o menos largos, no debemos olvidar que entra dentro de la categoría SUV con todo lo que ello conlleva. No tiene tracción total ni ninguna ayuda off road, pero gracias a su altura libre de algo más de 16 cm, podemos realizar nuestro «pinitos» fuera del asfalto en sitios con poca dificultad.

El nuevo Bayon es el segundo lanzamiento más importante de la marca coreana en este año y la verdad es que me ha sorprendido para bien. Efectivamente tiene algunos «flecos» que cubrir, pero destacan más sus virtudes sobre todas las cosas. Para empezar tiene un diseño diferenciador, a pesar de entrar dentro de una de las categorías más disputadas de la actualidad. A pesar de su compacidad, nos ofrece un gran maletero y un espacio interior muy interesante en todas y cada una de sus plazas y la oferta mecánica puede atraer a clientes que vayan a realizar diferentes usos al coche y su equipamiento es bastante extenso aún en las ediciones más básicas con un precio justo.

Es un vehículo cómodo, muy apropiado para nuestro día a día y salidas esporádicas y además es muy fácil de conducir, por la plataforma en si y por la carga tecnológica de la que disfrutamos. Para los más jóvenes también tiene un cierto grado de personalización con vinilos para el exterior y demás. ¿Queréis pedir algo más?. Pues seguro que el Bayon os lo puede ofrecer.

Datos técnicos:

Motor: 1.0 Turbo

Potencia: 100 cv

Vel Máx: 185 Km/h

Acel 0-100: 10,7 segundos

Cons: 5,5 l/100 Km

Precio: Desde 21.000 euros (versión probada)

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar