Prueba: Invicta Electric iTango

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Invicta Electric iTango

Prueba: Invicta Electric iTango

25/07/2021 / 1 Comentarios / 328 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

La semana pasada os ofrecimos las sensaciones que nos proporcionó el nuevo eScooter de Invicta Electric, DTR. Hoy os hablaremos de las sensaciones que nos ha brindado el eScooter iTango, diametralmente opuestas, aunque con bastantes puntos de inflexión y coincidencias de las que os hablaremos en este artículo.

El iTango, para empezar, tiene tres ruedas, por lo que originalmente es un triciclo. Es una gran ventaja en las paradas, ya que en ningún momento deberemos posar el pie en el suelo si no queremos y nos ofrece toda la maniobrabilidad y libertad que nos puede ofrecer un scooter en las grandes ciudades.

Su diseño es fresco y divertido, con varios colores a elegir, pero con una estructura en blanco (en nuestro caso), una fina tira negra decorativa en el frontal y sendos apliques decorativos rojos en las dos ruedas delanteras, con lo que nos movíamos alegremente por la ciudad. Porque no os imaginéis que es un triciclo de «niños» con dos ruedas atrás, sino que el iTango tiene dos ruedas delanteras y una trasera en donde va alojado el motor eléctrico del que os hablaremos más adelante.

En el frontal contamos con una original iluminación de tipo LED, con luz diurna incorporada. Tampoco condujimos el iTango por la noche, pero entiendo que esa iluminación nos permitirá ver algo más que con la DTR de la semana pasada que tenía iluminación halógena. Detrás también disponemos de iluminación LED, con una fina tira que incorpora las luces intermitentes.

Nos hicimos rápido a la conducción, ya que nos brinda unas sensaciones bastante intuitivas, aunque primero te tienes que hacer a los mandos, ya que no es lo mismo conducir un scooter con dos ruedas que con tres. El esquema de suspensiones es, relativamente, firme y las dos ruedas delanteras están separadas entre si de una manera que también podamos inclinarnos como si de una moto de 2 ruedas se tratara, proporcionándonos una conducción próxima a lo que podemos conocer. Esas dos ruedas delanteras disponen de una tecnología innovadora de suspensiones que nos permite un gran agrado y flexibilidad de uso en todo momento.

Una de las peculiaridades que más me llamaron la atención de la iTango, además de su atractivo diseño, fue que muchos de los componentes eran de la marca Doohan, una marca que suministra muchos componentes de motos a firmas mucho más reputadas y que se distinguen por ser materiales duros y de calidad. Desde el cuadro, pasando por las manetas, componentes de la estructura…, muchas cosas procedían de la marca Doohan.

La información que nos ofrece la iTango procede de una instrumentación digital y obtenemos lo imprescindible al primer golpe de vista. Es mucho más convencional que lo que conocíamos en la DTR, por lo que la simpleza no debe estar reñida con la practicidad y los reflejos solares no hacían tanta mella.

Por su parte, los mandos son bastante ergonómicos en su conjunto, aunque también adolece de que algunos no están donde debieran estar. No obstante es bastante fácil hacerse con ellos. También tiene freno de «mano» y marcha atrás, algo que me deja totalmente obnubilado y funcionan bastante bien, facilitándonos las tareas de movernos y aparcar en las ciudades.

Debajo del carenado dispone de una bolsa para dejar nuestros objetos y no molesten, un gancho para colgar otro tipo de bolsas y un puerto USB para cargar nuestro smartphone o cualquier otro dispositivo electrónico mientras conducimos.

Las baterías están fabricadas por los mejores en ese tema como lo son Panasonic y LG y nos puede ofrecer hasta 50 Km de autonomía total. A ver, en eso influye cómo conduzcamos, la orografía, el terreno…, pero más o menos, en condiciones óptimas, obtenemos unos 50 Km de rango. Están situadas bajo el asiento y podemos transportarlas y recargarlas en un enchufe doméstico tranquilamente en nuestra casa en unas 3 horas, más o menos. Definitivamente es una gran idea.

Alimentan a un motor eléctrico de unos 3 KWh situado en la rueda trasera y fabricado por el especialista Bosch, el mejor fabricante de motores eléctricos de la actualidad. Está protegido por una carcasa de plástico para que la suciedad y lo que nos vayamos encontrando por el camino no haga estragos en su funcionamiento durante su vida útil. Nos puede impulsar hasta un máximo de 45 Km/h, lo que para circular por la ciudad es más que suficiente, y más con las restricciones que estamos experimentando en las vías públicas. Al igual que ocurría en la DTR tenemos dos modos de conducción, aunque el Modo 1 limita demasiado las prestaciones y siempre elegiremos el Modo 2. 

Por supuesto, y aunque sea un scooter para la ciudad, al tener tres ruedas tenemos un sistema de frenado excelente con ABS, un «invento» que se monta (cada vez más en las motos) y que nos proporciona un plus de seguridad en los días lluviosos ante cualquier eventualidad que nos encontremos. 

Su conducción es un poco diferente al principio, dado a que monta tres ruedas y debemos acostumbrarnos a ello. Nuestro cerebro no asimila, de momento, a que se pueda comportar como un scooter y moverse entre el tráfico rodado de las grandes ciudades con agilidad, pero la verdad es que es una solución estupenda. Esa tercera rueda nos ofrece una estabilidad envidiable y podemos inclinar al conjunto para facilitar las tareas de giro gracias a su avanzada tecnología de suspensiones, aunque cuando nos detenemos no es necesario que posemos ningún pie en el suelo porque no se cae. Aún así, también contamos con la inestimable ayuda de un freno de «mano». 

El motor Bosch alojado en la rueda trasera nos impulsa con fuerza desde 0 y es un aliado perfecto para movernos en las grandes ciudades. No nos ofrece ningún tipo de retardo de respuesta ni tirones incómodos. Todo es fuerza desde el origen según vayamos dando gas con la maneta del acelerador. 

Sin lugar a dudas, la iTango, al igual que toda la gama Invicta Electric, es una gran solución. Divertida, eléctrica, con una estética rompedora, segura y muy apropiada para la ciudad. Las baterías extraíbles me parecen una gran solución para poder cargarlas cómodamente en casa y su rango de utilización más que suficiente para nuestro día a día con 50 Km de autonomía, más o menos. Además se puede conducir desde los 15 años y también tenemos una serie de ventajas por suscripción de las que os podréis informar en la marca.

¿Os apetece bailar por la city?. Parece una buena alternativa ¿no?.

Datos técnicos:

Motor: Eléctrico

Potencia: +/- 1,17 Kw

Vel máx: 45 Km/h

Acel 0-100: N/D

Cons: +/- 50 Km

Precio: Desde 3.400 euros

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar