Prueba: Kia Rio 1.2 CVVT Tech

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Kia Rio 1.2 CVVT Tech

Prueba: Kia Rio 1.2 CVVT Tech

15/08/2017 / 0 Comentarios / 708 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

El nuevo Kia Rio es un utilitario con muchas posibilidades, que hace unos meses se ha visto profundamente renovado, dando paso a una nueva generación mucho más madura, con una imagen más atractiva y manteniendo su gran versatilidad dentro del segmento, todo ello; a un precio bastante competitivo.

Esta nueva generación se nos presenta con cambios en todos los niveles, empezando por constatar una imagen actualizada, con trazos más rectilíneos y menos redondeados, que le aportan una figura ciertamente atractiva y bastante más moderna, poniéndose al nivel de sus competidores más directos que también están renovando sus modelos en este segmento.

A su vez; también se adapta al nuevo lenguaje de diseño del resto de la gama Kia, al igual que todos sus nuevos modelos. En el frontal, recibe una nueva parrilla, que mantiene el estilo “Tiger Noise”, pero en formas un tanto más estilizadas, unos nuevos grupos ópticos, mucho más atractivos y de aspecto más tecnológico, que incorporan las luces diurnas de LED y nuevos paragolpes, con sendas toberas laterales en donde también nos encontramos las luces antiniebla.

En la vista lateral, resulta evidente el aumento de tamaño respecto a la anterior generación y sus formas son más lineales en pos de un mayor aprovechamiento del espacio. No obstante, la longitud de la carrocería aumenta hasta los 4,07 metros, que junto al ligero aumento de la anchura y a pesar de tener una menor altura de la carrocería, para aportar un cierto carácter más dinámico, favorece una gran habitabilidad interior, un cómodo acceso y un maletero más grande. También la nueva colección de llantas hacen del nuevo Rio un vehículo más atractivo y enfatizan aún más ese talante dinámico en términos visuales, sobre todo en nuestro caso, con esas preciosas llantas multirradio de 17 pulgadas que le sentaban realmente bien.

Ya en la zaga, nos encontramos con nuevos paragolpes más envolventes, con un embellecedor en negro que incluye las luces antiniebla traseras, nuevo rediseño del portón del maletero y unos nuevos grupos ópticos traseros con una imagen más sofisticada en horas nocturnas.

El aumento general de todas sus cotas nos proyecta una ilusión de mayor empaque, pero como hemos indicado; la habitabilidad y el espacio interior no es una ilusión, y cuatro adultos se encontrarán muy holgados en cualquiera de sus cómodas plazas, tanto delanteras, como traseras.

El maletero, también se ha beneficiado de esa ganancia de centímetros y ahora nos ofrece una capacidad de 325 litros, postulándose como uno de los maleteros más capaces de la categoría y que además; cuenta con un espacio muy aprovechable en todas sus cotas y es bastante regular en sus formas. La boca de carga es suficiente, aunque el perfil se nos antoja un poco elevado para cuando tengamos que alojar objetos pesados o voluminosos.

Una vez en el interior, percibimos ese aumento de tamaño en cualquiera de sus plazas, ya que ningún pasajero tendrá amagos de claustrofobia viajando dentro del nuevo Kia Rio. Los asientos son cómodos, con un mullido bien estudiado y con un compromiso justo en materia de confort, pero sin llegar a cansar en viajes largos.

En la situación del conductor, sí que echamos en falta un poco más de sujeción lateral, pero teniendo en cuenta que el nuevo Rio no es un coche con un marcado carácter deportivo, es un detalle al que le restamos importancia. La posición de conducción es correcta, gracias a los múltiples ajustes del asiento y del volante.

Nos encontramos ante un cuadro de mandos también muy mejorado, simplificado y claramente adaptado y orientado al conductor, para que su accionamiento sea más cómodo y accesible sin tener que desviar mucho la mirada de la carretera.

La información que percibimos desde la capilla de relojes es clara y la pantalla del ordenador de a bordo, situada entre los dos relojes, nos ofrece una información suficiente sobre los diferentes parámetros de la conducción y el vehículo. De todas maneras, en nuestro acabado más dotado Tech, es más grande que en el resto de las terminaciones.

El contar con pantalla multifunción táctil en el centro del cuadro de mandos se ha convertido en una necesidad en todos los vehículos prácticamente, y en el nuevo Kia Rio, obviamente también es un elemento imprescindible. En esta edición, esta pantalla es de aspecto flotante y está sobreelevada respecto al salpicadero, con la posibilidad de elegir entre dos sistemas de infoentretenimiento y por consiguiente; dos tamaños de pantalla, de 5 y 7 pulgadas.

Nosotros teníamos esta última y destacaba por su fluidez y rapidez a la hora de moverse por los diferentes menús. Otra cosa que se agradece, es que también cuente con botones físicos a su alrededor, que simplifican y facilitan mucho más la tarea de actuar sobre ella.

Todos los mandos son fáciles de interpretar y muy sencillos de manejar, ya que se posicionan muy al alcance de nuestra mano y tienen una posición lógica. En este sentido, la ergonomía es un valor añadido en esta nueva generación del Rio. También observamos una construcción sólida, con la utilización de plásticos duros en su mayoría, pero con un buen aspecto y un tacto agradable, con unos buenos ajustes y en general; nos ofrecen un interior muy solvente y a un buen nivel dentro del segmento.

Por su parte, el equipo de serie es muy amplio desde la versión Concept que es la más básica, pero en nuestra prueba, contábamos con la edición denominada Tech, que es la más dotada en esta materia y entre otras cosas, disponíamos de climatizador automático, volante multifunción con los mandos de la radio, el Bluetooth, el ordenador de a bordo y el control de velocidad de crucero, aviso por cambio involuntario de carril, sensores de aparcamiento traseros con cámara trasera, detector de presión de los neumáticos, sensores de lluvia y luces, detector de peatones y frenada de emergencia, equipo de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7 pulgadas compatible con Apple Car Play y Android Auto o navegador, entre otros elementos.

Si hablamos de mecánicas, el nuevo Kia Rio cuenta con una suficiente gama de motores, dos en diésel y dos en gasolina, con potencias que van desde los 77cv hasta los 99cv de la versión más potente.

Nosotros disponíamos del motor de gasolina atmosférico 1.2 que arrojaba una potencia de 84cv. Es una mecánica de tres cilindros, sin ninguna pretensión prestacional, pero suficiente para mover con agilidad al Rio en entornos urbanos, que es en su mayoría, por donde lo utilizaremos con mayor asiduidad.

Con una velocidad máxima de 170 Km/h y una aceleración de 0-100 Km/h en 12,9 segundos, sí que nos permite salir de excursión por carretera sin problema, aunque la potencia disponible y los márgenes de aceleración, nos inviten a circular de una manera relajada y previsora. En adelantamientos o a la hora de afrontar algún repecho, debemos de acudir a la ayuda de la caja de cambios manual de 5 relaciones más de lo deseado y es que la mecánica atmosférica con una potencia tan contenida, nos limita un tanto en ese campo.

De todas formas, no es complicado circular de una manera relajada en cualquier tipo de vía, además, asegurándonos unos aquilatados consumos de tan solo 4,8 l/100 Km homologados por la marca. También el habitáculo está muy bien insonorizado y aislado de ruidos parásitos que puedan proceder de exterior y el esquema de suspensiones es de tarado blando, lo que favorece una gran absorción de las pequeñas irregularidades que nos podamos encontrar en el asfalto, por lo que el confort en orden de marcha está más que asegurado.

Si hablamos de materia dinámica, debemos decir que el nuevo Kia Rio es un coche que se siente muy cómodo en un entorno urbano, gracias a su tamaño contenido y la gran agilidad que le aporta una dirección asistida muy ligera, además de contar con las tres primeras relaciones del cambio bastante cortas, lo que favorece una buena aceleración saliendo desde parado.

Si salimos de esa zona de confort, nos lo deberemos tomar con más calma, puesto que la mecánica,  aunque suficiente, nos ofrece una potencia limitada. Las suspensiones blandas que favorecen un rodar cómodo y muy bien filtrado, no nos invitan ha realizar un tipo de conducción dinámica y en las curvas más cerradas la carrocería inclina bastante. Por otra parte, la dirección ligera que se nos muestra una gran aliada en ciudad, en carretera nos obliga un poco a realizar correcciones, que aunque sean mínimas, hacen que el conductor deba ir un poco más alerta.

No obstante, si nuestro medio habitual a la hora de viajar son carreteras convencionales de doble sentido o autovías, el nuevo Kia Rio nos brindará un viaje muy confortable siempre y cuando; no excedamos los límites legales de velocidad, ni queramos ir a “mata caballo” de un lugar a otro. Bien insonorizado, suspensiones de tarado blando y una dirección ligera, combinado con vías en buen estado, curvas suaves y una velocidad constante; también es un medio muy aceptable para el Kia Rio.

Es un gran coche destinado a clientes con un tipo de conducción relajada, que necesiten de un vehículo con una imagen atractiva y espacioso, que hagan la mayoría de sus trayectos por ciudad, pero que no descartan en moverse los fines de semana fuera de ella.

Muy confortable a muchos niveles, unos acabados solventes, muy ergonómico, y bastante bien equipado, a un precio razonable, son las premisas fundamentales con las que se presenta esta nueva generación del Rio. ¿Si os echa para atrás la mecánica?. No os preocupéis; el 1.0 con turbo de nueva generación me han asegurado que es bastante más activo, aunque la configuración del vehículo, vuelvo a repetir; está destinada a clientes con una conducción comedida. No os lieis…

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar