Prueba: Kia Sorento 1.6 T-GDI PHEV Emotion

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Kia Sorento 1.6 T-GDI PHEV Emotion

Prueba: Kia Sorento 1.6 T-GDI PHEV Emotion

03/06/2021 / 0 Comentarios / 232 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Después de varias generaciones adaptadas a cada tiempo, el Kia Sorento pasa por nuestras manos en su última y más potente versión. Como mandan los cánones, es una versión híbrida enchufable, aunque en la gama disponemos de versiones híbridas autorecargables, gasolina y diésel o con tracción delantera o total. Ahora bien, todas las versiones están asociadas a un cambio automático de 8 o 6 relaciones (en nuestro caso) y todas cuentan con la posibilidad de 7 plazas.

Tuvimos la suerte de probar la variable híbrida enchufable, que es la más potente, con dos motores (uno de combustión con turbo y uno eléctrico) que generan 265 CV y con el acabado más dotado de serie Emotion. ¿Qué nos pareció?. Ahora lo vemos.

Empezaremos con el diseño y para variar, empezaremos de atrás hacia adelante. Sin lugar a dudas, la zona posterior a mí me gusta y se sale de la norma, con esas dos lamas lumínicas verticales que ejercen de luz de posición, freno e intermitentes. La marcha atrás y las luces antinieblas están situadas en una zona baja del paragolpes, enclaustradas en una embellecedor en gris plata cuyas formas camuflan las sendas salidas de escape (en realidad es un «trampantojo», porque la salida de escape está situada por debajo del conjunto) y contienen una protección para los bajos. Para mi gusto, esas luces están demasiado expuestas a golpes y rozones, porque existen cámaras alrededor del vehículo y sensores de aparcamiento, pero en los demás coches no, o no necesariamente.

Observamos que hay un enorme portón de acceso al maletero, que se abre de manera eléctrica y que tiene un perfil bastante bajo para poder ubicar enseres voluminosos o pesados sin mucha complicación. Una vez abierto nos descubre un espacio de carga inmenso, con 809 litros de volumen máximo con 5 plazas y 175 litros en el caso de que hayamos replegado la tercera fila de asientos, que nos dejan una superficie perfectamente plana cuando los escondemos sobre el piso.

Tiene formas bastante verticales, pero existen ciertos pliegues que emulan alerones para aportar un cierto halo de dinamismo. Bueno; sobre la luna trasera sí que dispone de un alerón bastante profuso. No obstante, aunque los diseñadores quieran mostrarnos eso, el Sorento es un SUV enorme y aunque sea bastante dinámico, sigue siendo un SUV enorme.

En su vista lateral destaca por su magnánimo tamaño de 4,81 metros, con una distancia entre ejes de 2,81 metros y unas llantas bastante grandes de 19″, con neumáticos orientados al asfalto, que es el medio por donde más se van a mover los posibles clientes de este SUV. Sus líneas generales son neutras con un ligero toque ascendente y con una cierta forma de flecha y de techo flotante en la ventanilla trasera.

El frontal también cambia respecto a lo que podemos conocer en otros Kia. Mantiene una versión superlativa de su parrilla denominada «Tiger Noise», pero las formas afiladas que caracterizan a la gama coreana, dan paso a una mirada rasgada pero con formas más cuadradas. Destaca esa gran parrilla, un paragolpes envolvente, y las luces LED inteligentes que nos ofrecen una luminosidad excelente. También han evolucionado lo que conocemos como parrilla diamantada, utilizada como recurso en alguno de sus modelos, y nos muestra un diseño nuevo bastante evocador y dinámico.

Debajo de las luces principales disponemos de las luces intermitentes, con tecnología LED y con una forma muy original que le aporta personalidad a raudales. El paragolpes también cuenta con sendas lamas laterales con funciones aerodinámicas, fundidas entre si por medio de un aplique en negro en el que se encuentran (semiprotegidas) las luces antiniebla de tipo LED y una pequeña-gran protección específica para los bajos, aunque dudo bastante que nos metamos mucho en sitios muy agrestes con este coche, no por falta de capacidades, sino por no arañarlo ni romperlo innecesariamente.

Ya en su interior, comenzamos con la tercera fila de asientos, que son para momentos puntuales y no tan puntuales, pero que nos ofrecen una buena habitabilidad y sujeción y en los laterales de los mismos, disponen de algunos gadgets (como un regulador independiente para el climatizador, puertos USB o portabotellas) y de esa manera hacer los trayectos un tanto más agradables. No son muy apropiados para las personas de más tamaño, porque el espacio que nos permite de acceso la segunda fila de asientos no es especialmente amplio, pero una vez sentados, nos ofrece un espacio muy reseñable y con cierta holgura, gracias también a que la postura al sentarse tampoco es muy natural, puesto que las rodillas van muy elevadas. Pero son bastante más cómodos de lo que se estila en este segmento.

La segunda fila de asientos destaca por su amplitud en todas sus cotas. Quizás no sea un referente en anchura y mejor viajar dos personas en vez de cinco, pero en cuanto a espacio para las piernas y altura, el Sorento es muy espacioso y no habrá ningún problema. Sujetan muy bien el contorno de nuestro cuerpo, son reclinables unos grados hacia atrás y los laterales eran calefactados, para esos duros días de invierno en el norte.

Una cosa que me llamó gratamente la atención es que dispone de huecos específicos para ubicar botellas de agua grandes. Pero esos huecos no están delante y están puestos de cualquier manera, sino que en cada puerta contamos con uno, lo que nos indica que el Sorento es un vehículo muy específico para largos viajes. Está todo muy pensado.

Delante nos reciben unos asientos grandes y cómodos, con un mullido perfecto y muy aptos para realizar largos recorridos dentro del vehículo. Sujetan muy bien el cuerpo en cambios de dirección o maniobras de esquiva, por ejemplo, pero son cómodos, no son deportivos. Disponen de regulación eléctrica en varias cotas, por lo que encontrar la posición ideal de conducción es bastante fácil. También nos encontramos que son calefactados con sendos botones situados en la consola central.

Los acabados son muy correctos, con plásticos duros en zonas que no se van a usar apenas, plásticos blandos y de buen tacto y ajuste en zonas de mayor trote, cuero en algunos apliques y paneles y molduras de diferente color y formas diamantadas que, según el acabado, pueden tener iluminación ambiental indirecta, lo que le aporta un toque tecnológico, atractivo y de exclusividad. Todo tiene un gran aspecto, está muy bien ajustado y muy buen tacto general. Es coherente con el tipo de vehículo y su precio de adquisición, con ciertos toques premium que se agradecen.

Ante nosotros nos encontramos un cuadro de mandos muy original, que se sale de la norma respecto a lo que ya conocíamos de otros productos de la marca coreana. Los mandos centrales tienen una disposición elevada y en cascada, con una gran pantalla central del equipo de infoocio táctil y de 10,25″, con una visión muy buena y rapidez de reacciones a nuestros requerimientos. El sistema es compatible con los protocolos Android Auto y Apple Car Play y por medio del sistema integrado (en esta versión) y original de Kia UVO Connect, podemos consultar por medio de la red diferentes informaciones o abrir y cerrar el coche por medio del móvil si tenemos la aplicación descargada.

Por supuesto, también podremos visionar diferentes parámetros del vehículo y de nuestra conducción en tiempo real, además de la información procedente del navegador o los diferentes modos de visionado de las cámaras de ayuda al aparcamiento que rodean el vehículo para facilitarnos la tarea.

Debajo disponemos de mandos físicos del climatizador, algo que se agradece en una era en la que muchos vehículos nuevos lo supeditan todo a la pantalla. Más abajo tenemos un hueco disponible para poder vaciar nuestros bolsillos y un soporte para poder cargar nuestro smartphone sin cable y por medio de inducción, además de varias tomas USB para diferentes dispositivos.

En ese sistema me llamó mucho la atención una modalidad que se llamaba «Sonidos de la naturaleza». Consiste en sonidos pregrabados que podemos poner mientras conducimos que tranquilizan. Bueno; hay un sonido de una cafetería a pleno rendimiento que no sé yo… Pero vamos, que tranquilizan.

Entre los dos asientos hay varios mandos y botones, aunque el más importante (aparte de la ruleta del cambio automático de 6 relaciones) es el que determina los diferentes modos de conducción en según que circunstancias. Si lo giramos hacia la izquierda, podemos elegir entre tres modos de conducción sobre asfalto: ECO, Sport y Smart y si lo giramos hacia la derecha, podremos elegir entre tres modos orientados a pistas como Snow, Mud o Sand, en donde el Sorento se adecúa de manera electrónica a cada una de las circunstancias.

También existe un pulsador en el que podemos elegir si circulamos en modo híbrido o en modo plenamente eléctrico hasta que se agote la batería, además de varios botones mas convencionales que se posicionan alrededor del mando y de toda la consola.

El volante tiene un grosor y tamaño perfectos y además de ser multifunción, dispone de sendas levas detrás para poder actuar sobre el cambio de manera secuencial. La instrumentación, por su parte, es digital y se proyecta en una gran pantalla de 12,3″. Nos ofrece una información muy relevante en todo momento y según el modo de conducción que hayamos elegido, varía parcialmente su aspecto y es el cuentarevoluciones el que nos ofrece información inherente respecto a ese modo que hayamos elegido.

Como curiosidad, tenemos un sistema que consiste en visionar, tanto en un marcador u otro según donde hayamos dado la intermitencia, los laterales del vehículo a modo de retrovisor y por medio de unas cámaras situadas bajo los mismos, pero sin tener que apartar la vista demasiado de la instrumentación. Vamos; que no es necesario girar la cabeza. Pero para gustos los colores y subjetivamente, creo que es un sistema muy efectista, pero si lo sumamos a los retrovisores en si y al detector de vehículo en ángulo muerto, quiero entender que está un pelín saturado.

Nuestra unidad de prueba con el acabado Emotion era la más equipada de todas y exceptuando tapicería de cuero y poco más, disponíamos de navegador, sistema operativo UVO Connect, asistente de arranque en pendiente, aviso de vehículo en ángulo muerto, pantalla táctil de 10,25″, llantas de 19″, instrumentación digital, asistente de frenada de emergencia con detección de peatones, cámaras 360º con detección de tráfico cruzado, modos de conducción, equipo de audio BOSE, techo solar panorámico, control de velocidad de crucero adaptativo, luces delanteras y traseras LED, sensores de lluvia y luces con cambio de cortas a largas automático, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, control de presión de neumáticos, detector de fatiga, reconocimiento de señales de tráfico con detector de velocidad, asiento del conductor con ajustes eléctricos y calefactados los 4 asientos delanteros y traseros, iluminación ambiental, volante multifunción calefactado, cargador de smartphone por inducción, llamada de emergencia o Start/Stop entre otras miles de cosas.

En el caso que nos ocupa, el Sorento tiene tracción total y se mueve por medio de una propulsión híbrida enchufable compuesta por dos motores; uno térmico y otro eléctrico. El térmico genera 180cv y el eléctrico 91cv haciendo entre los dos una potencia de 265cv totales, asociados a un cambio automático de 6 relaciones con un funcionamiento exquisito.

En modo eléctrico, con la batería cargada al 100% y 13 Kwh en bruto, el Sorento nos ofrece una gran autonomía homologada de unos 60 Km, que es bastante más de lo que nos ofrecen sus rivales directos. Podemos elegir ir en modo puramente eléctrico sin ningún tipo de emisión; en modo híbrido, que es el propio coche el que determina con qué moverse en cada momento según nuestras demandas con el acelerador, aunque predomina el funcionamiento de su motor de gasolina con turbo o podemos reservar la energía eléctrica y movernos con el motor de combustión solamente si estamos en carretera abierta. La batería se carga en su totalidad en unas 3 o 5 horas, según sea la toma que utilicemos para tal menester.

Así pues, las prestaciones máximas que nos ofrece el nuevo Sorento PHEV son 195 Km/h, una aceleración de 0-100 Km/h en 8,7 segundos y un consumo medio homologado entre los dos motores de tan sólo 1,6 l/100 Km. A ver; sí, ese es el consumo homologado, pero teniendo en cuenta que se favorece un poco más al motor térmico, el consumo se nos puede normalizar en unos 8-9 l/100 Km.

El esquema de suspensiones es bastante firme y no nos procura balanceos de la carrocería innecesarios en una carretera con curvas, aunque contrasta con el tipo de vehículo para lo que está diseñado y destinado. No es una tabla, pero sí me parecieron bastante fuertes, aunque no transmiten sacudidas reseñables al interior del habitáculo cuando pasamos sobre alguna irregularidad inesperada.

Por su parte, la dirección es muy directa y está muy filtrada, ya que el Sorento en un coche ideal para realizar viajes largos sin ningún tipo de fatiga. Los frenos son dirigentes y efectivos, además de que gracias a la frenada regenerativa podemos estirar un poco más la carga eléctrica. No os emocionéis con ese tema, ya que esa frenada nos ayuda un poco, pero tampoco es que frene mucho al conjunto ni recupere tanto como debiera. Y es que detener y retener a una mole de más de dos toneladas de peso, también es un arduo trabajo.

El Kia Sorento me ha parecido una excelente opción para todos aquellos a los que les entusiasme viajar y disfrutar con el trayecto. A su gran equipo de confort, debemos sumar diferentes sistemas de seguridad activa y pasiva que nos ayudarán y facilitaran la tarea de conducir. También deberemos sumar las diferentes soluciones que aumentan el confort de los pasajeros, además de poder contar con dos plazas extra para momentos circunstanciales o un maletero inmenso. Su extensísimo equipo de serie hará el resto para que nuestros trayectos sean de lo más cómodos y plácidos.

Por otra parte, la mecánica híbrida enchufable es una de las mejores soluciones que nos encontraremos en la gama ya que, además de ser la versión más potente de todas, si utilizamos el vehículo por ciudad durante la semana, el consumo puede ser hasta nulo, gracias a los casi 60 Km de autonomía que nos proporciona su batería cargada al 100%. Por cierto, también está catalogado con la etiqueta 0 de la DGT, con todas las ventajas que ello conlleva en una circulación ciudadana.

Sin lugar a dudas, el Kia Sorento PHEV es una opción muy recomendable dentro de su segmento, puesto que nos ofrece un gran tamaño y, por ende, una gran habitabilidad; un extenso equipamiento; una mecánica híbrida enchufable, con todas las ventajas que trae consigo; una imagen fresca y diferenciadora y un precio relativamente ajustado. Es, definitivamente, una de las mejores opciones actuales.

Datos técnicos:

Motor: 1.6 Turbo + eléctrico

Potencia: 265cv

Vel Máx: 195 Km/h

Acel 0-100: 8,7 seg

Cons: 1,6 l/100 Km

Precio: Desde 54.500 euros (Versión probada)

 

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar