Prueba: Neumáticos Kumho ECSTA HS51

Motorproyect.com > Pruebas > Prueba: Neumáticos Kumho ECSTA HS51

Prueba: Neumáticos Kumho ECSTA HS51

04/01/2018 / 0 Comentarios / 703 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Hace un tiempo tuve la suerte de participar en una promoción de Kumho en donde buscaban probadores para sus neumáticos, y recibí cuatro unidades de la marca con la denominación ECSTA HS51, en medidas 225/45 R17 para colocarlos en mi Hyundai i30 CW de primera generación y testar sus capacidades.

Después de varios meses con ellos y varios kilómetros recorridos en múltiples circunstancias y condiciones climatológicas, he de decir que son unos neumáticos satisfactorios, con matices muy concretos.

Este modelo de rueda está diseñado y orientado a un uso más intensivo en condiciones de seco. Con el asfalto liso y sin ningún tipo de humedad ambiental, los Kumho ECSTA HS51 se comportan de una manera muy predecible y el agarre es óptimo en todo momento, aunque el sonido de rodadura es un poco más evidente, debido a que son neumáticos duros en su composición.

Este compuesto duro lo condiciona a su paso por curva, ya que si bien, mantiene un buen agarre; si forzamos un poco la situación y tomamos los virajes un poco más rápido de lo aconsejable, las propias ruedas nos avisan de su límite de adherencia comenzando a “chillar” para que estemos alerta y aflojemos un poco más el pedal.

No provocan el efecto subviraje ni sobreviraje y siempre se mantienen en contacto con el suelo y mantienen el guiado que marcamos con el volante, pero su límite de adherencia se nos muestra relativamente pronto y nos avisa con ese “chirriar” en pleno apoyo para que estemos alerta.

En carreteras convencionales y viajes largos, el único “pero” es una sonoridad un poco marcada, aunque no resulta para nada molesta. Por otra parte, al tener tan buen agarre, también mejoran sensiblemente la capacidad de frenada del coche en condiciones de seco.

Si comienza a llover, las líneas de evacuación de la banda de rodadura, disipan sin problema todo el agua que pisan y a pesar de que sean unas ruedas más orientadas al verano, la verdad es que en estas condiciones tampoco nos ofrece un mal comportamiento y el agarre sigue siendo bastante bueno a pesar del suelo deslizante.

En curva también nos ofrece una gran capacidad de adherencia, aunque con estas condiciones, si entramos un poco más forzados, sí que nos puede provocar un efecto de deslizamiento e “irse de morro”, pero tan sólo por unos breves instantes y con unas reacciones muy previsibles que nos permiten corregir nuestra posición con seguridad y sin problema.

Ya si nos metemos en esta temporada de invierno, la verdad es que no son los neumáticos más apropiados. Tanto en conducción sobre nieve o hielo, pierden totalmente su capacidad de agarre y en según qué circunstancias, deberemos extremar las precauciones, conducir siempre muy despacio y en marchas largas o acudir a la ayuda de cadenas en los casos más extremos. Pero vamos; que esta situación es una obviedad y para eso existen las gomas de invierno.

No obstante; cuando el suelo tan sólo está húmedo, pero el ambiente está muy frío, también hay que ser más livianos con el pedal del acelerador, ya que son unos neumáticos que trabajan mucho mejor en ambientes cálidos que en ambientes gélidos y si no adquieren una temperatura óptima, el agarre se puede ver condicionado.

En definitiva son unas buenas ruedas. Diseñadas para una conducción optima en climas cálidos y secos, no desmerecen cuando llueve y el piso está complicado, puesto que la banda de rodadura disipa muy bien el agua. Tanto en unas condiciones como en otras; sus reacciones son muy previsibles y mantiene un buen nivel de agarre en todo momento, siendo también condicionado por el tipo de vehículo en el que se monten. En ambientes más fríos o sobre suelo nevado o con placas de hielo, no son los neumáticos más apropiados.

Tienen un compuesto duro, por lo que son unos neumáticos con una alta durabilidad, aunque sea también ese el motivo de su más evidente sonoridad de rodadura. Su desgaste es uniforme y en el uso normal, e incluso a altas velocidades; no se percibe mayor deterioro ni de los perfiles ni de la banda que nos mantiene en contacto con el asfalto.

Son unos neumáticos muy recomendables para los meses más cálidos, en España; desde marzo hasta noviembre más o menos. En los meses más fríos es recomendable circular más relajados o bien; sustituirlos por gomas de invierno.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar