Toma de contacto: BMW Electric Experience

Motorproyect.com > Pruebas > Toma de contacto: BMW Electric Experience

Toma de contacto: BMW Electric Experience

30/03/2022 / 1 Comentarios / 307 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

La semana pasada, aunque voy con un poco de retraso (en el articulo, en lo otro también), probamos la gama electrificada de BMW en la concesión que la marca y Mini tienen en Burgos, dentro del marco de pruebas que se están realizando por toda España para dar a conocer a los potenciales clientes los vehículos eléctricos y que les pierdan un poco de ese miedo, que es normal.

Con la coyuntura actual, los precios, las guerras…, todo está en contra de la evolución y el mundo del automóvil no es ajeno a ello. Bien es cierto que, como nos repetían a clientes y medios de comunicación en la charla previa a probar los vehículos, la industria de los vehículos eléctricos está en pañales, pero en nuestro país, en unos 10 o 15 años, nos tocará a todo el mundo conducir una realidad que ya subsiste entre nosotros.

Digo en nuestro país porque en los países nórdicos, por ejemplo, hace tiempo que nos tomaron la delantera en ese ámbito y la electrificación de su parque móvil es una realidad con la que conviven en su día a día. Pero en España en general, independientemente de cargadores puntuales y públicos que existen y los montan algunos municipios para hacerse la foto y ya está, la carga, en general, es una empresa ardua y complicada si no tenemos los medios o las viviendas acondicionadas para ese menester, así que ese es un problema importante a la hora de adquirir un vehículo eléctrico. Las infraestructuras.

El precio (por ahora) de los vehículos electrificados, bien sean híbridos enchufables o eléctricos 100%, tampoco es que ayude a que se popularicen. La autonomía que nos ofrecen es también (en la actualidad) insuficiente para la mayoría de usuarios. Y por último, y no menos importante, el miedo y la mentalidad conservadora de los españoles en general (siempre hay excepciones), no permiten que los eléctricos repunten. Aún estamos con los híbridos y no mucho.

Todos estos factores contribuyen a que la «tormenta» sea perfecta y es por eso por lo que los chicos del Grupo BMW se han adelantado unos lustros y, además de ofrecernos una gama muy completa y para todos los gustos, compuesta por utilitarios, berlinas y SUV, también quieren que sus propietarios y/o futuros propietarios, conozcan de primera mano los productos que nos ofrecen y por medio de este tipo de acercamientos, conozcamos de primera mano cómo son los vehículos electrificados de sus marcas. También contribuyen a que, por ende, cambiemos nuestros hábitos y nuestra mentalidad de conducción.

Sin lugar a dudas, con la llegada masiva de vehículos eléctricos en unos años, éstos, previsiblemente, bajarán los precios de adquisición, los gobiernos se habrán puesto «las pilas» en la ubicación de cargadores, las recargas serán más rápidas y por lo tanto, la autonomía será más apropiada sin la necesidad de que los coches tengan autonomía extendida por medio de un motor de combustión, como ya existen.

Eso, en teoría, ocurrirá en algunos años aún, pero el Grupo BMW cuenta con una gama muy completa de vehículos 100% eléctricos ahora. Tuvimos la oportunidad de probar varias unidades diferentes totalmente eléctricas, cada una con características diferentes y os las desglosaré durante este artículo.

Comenzamos a las 10 de la mañana con una charla impartida por un especialista de la marca en eléctricos que nos explicó a todos los presentes cómo cuando y qué tiempos están barajando para poder «palpar» el futuro, ahora, gracias a la extensa gama BMW.

Nos enseñó los diferentes tipos de cargadores a los que podemos acceder, los precios y las potencias de recarga de cada uno de ellos. No obstante, «In Situ» disponíamos de un WallBox de la marca para que pudiéramos contemplarlo y palparlo de primera mano, similar a lo que podríamos instalar en nuestra plaza de garaje para recargar a nuestro vehículo. 

Una vez acabada la charla nos dispusimos a hacer una ruta con los diferentes vehículos eléctricos ahí disponibles en tramos urbanos y periurbanos, para que los asistentes pudieran conocer de primera mano cuales son las ventajas de un coche eléctrico en nuestro día a día.

En un parón de la ruta, recargamos «las pilas» de nuestros coches en un centro comercial de nuestra localidad, en donde la marca había dispuesto varios cargadores y nos explicaron cómo poner y enchufar nuestros vehículos, mientras hacemos nuestras compras diarias, por ejemplo.

Seguimos con la ruta y en la siguiente parada recargamos «las pilas» nosotros, ya que la concesión nos había preparado un desayuno y varias viandas en un lugar bastante conocido en nuestra localidad, donde debatimos un rato e intercambiamos opiniones de los vehículos que habían pasado por nuestras manos. Una vez acabamos, seguimos nuestra ruta para finalizar en las instalaciones de Burgocar y así poder continuar con el mismo evento por la tarde. 

La verdad es que fue una experiencia muy reveladora para los asistentes, que nos hizo cambiar el «chip» y el miedo que teníamos sobre los eléctricos. La organización fue excelente y todos los asistentes tuvimos la oportunidad de probar todos y cada uno de los vehículos que estaban disponibles. 

Ahora vamos con los coches que allí se encontraban y empezaremos por desglosar un poco al espectacular Mini SE eléctrico que, en esta ocasión, lucía un atractivo acabado denominado Camden, que se distinguía por sus tapizados, por sus molduras específicas y detalles varios, tanto en su interior como en su exterior.

Dispone de un motor eléctrico que genera 184 cv y un Par máximo de 270 Nm instantáneos que hacen traccionar al eje delantero, alimentado por una batería situada en los bajos del conjunto de una capacidad máxima de 32,6 Kw/h, lo que le proporciona una autonomía total de unos 235 Km. Su consumo es de unos 15,2 Kw/h y está limitado a una velocidad máxima de 150 Km/h, acelerando de 0-100 Km/h en poco más de 7 segundos.

Es un vehículo muy divertido de conducir. De hecho, se postula y compara con la conducción de un kart, debido a que sus ruedas están situadas en los extremos de la carrocería, su anchura y, sobre todo, cómo entrega la potencia su motor eléctrico. A todos los efectos es un Mini automático convencional, con la salvedad de que su conducción es diferente a la hora de acelerar y, sobre todo, reducir, ya que si lo regulamos antes desde el ordenador de a bordo, la frenada regenerativa se nos hace muy evidente y casi podemos conducir de manera «one pedal», ya que al soltar el pedal del acelerador, notamos una reducción contundente que recarga la batería y aumenta nuestro rango de utilización.

Otra unidad que tuvimos a nuestra disposición fue el SUV BMW iX3, que a todos los efectos es un X3, pero 100% eléctrico. Es igual de amplio, tiene un gran maletero, es muy cómodo y, sobre todo, destaca por su gran silencio de marcha, ya que al ser eléctrico, no percibimos ningún tipo de sonido parásito desde el interior. Nuestra conducción es totalmente placentera en todo momento y el equipo de serie era de los más extensos que nos podemos encontrar dentro de la gama.

Tiene una batería de 80 Kw/h de capacidad total situada en los bajos de la carrocería, que nos proporciona una autonomía de unos 450 Km. Obviamente es un SUV, pero con tracción total, asociado a un cambio automático de una velocidad y la función B (Brake), algo que no tenía nuestro Mini de pruebas. Cuando situamos el cambio en esa posición, la frenada regenerativa se hace muy latente y las reducciones al soltar el pedal del acelerador son muy importantes.

Con esta configuración, el iX3 genera 286 cv con un Par máximo instantáneo de 400 Nm, alcanza una velocidad máxima autolimitada de 180 Km/h, obtiene una aceleración de 0-100 Km/h en menos de 7 segundos y nos consume unos 18,5 Kw/h en ciclo mixto.

Su conducción es equiparable a la de un X3 normal, aunque existen pequeños matices que hacen diferente a este iX3. Para empezar, la suspensión se notaba más dura, debido a que en los coches eléctricos endurecen más este elemento como consecuencia del aumento de peso de las baterías. Eso hace que su centro de gravedad sea más bajo, por lo que, sumado a la tracción total, obtenemos un conjunto muy equilibrado y aplomado en curva, a pesar de su peso y altura respecto al suelo. No es un esquema de suspensiones que provoquen ciertas sacudidas o incomodidad en el interior, pero sí que se notan más duras.

Por otra parte, y a pesar de que el silencio y la insonorización interior puede ser común entre los dos coches, está claro que al ser un vehículo eléctrico, la suavidad en orden de marcha es la nota predominante y existen algunos sonidos que quieren asemejarse a los emitidos por un vehículo de combustión, pero está claro de que son sonidos bastante artificiales. Salvo estos pequeños matices y tonalidades azules en su interior y en algunos botones y mandos; el iX3 es bastante equiparable a un X3 «normal» y un conductor que esté acostumbrado a conducir el SUV medio de la marca, apenas encontrará diferencias.

Por su parte, el último y no menos imponente, fue el novedoso SUV BMW iX xDrive40. Se trataba de dos unidades diferenciadas por equipamiento, aunque con la misma unidad mecánica. También tenía la famosa tracción total xDrive de BMW y había diferencias en equipamiento, como la tapicería, algunos elementos tecnológicos, las pinturas utilizadas la capacidad cromática del techo solar panorámico… Entre el uno y el otro había una diferencia latente en euros y en opciones, podíamos alcanzar fácilmente los 144.000 euros en su precio final. 

Su batería bajo el piso, nos proporciona una autonomía de unos 425 Km, asociada a un cambio automático de una velocidad con la función B, podemos alcanzar una velocidad de 200 Km/h de velocidad punta, una aceleración de 0-100 Km/h en 6,1 segundos y un consumo homologado en ciclo medio de 19,4 Kw/h. Tiene tracción a las 4 ruedas, 340 cv a nuestra disposición, y 400 Nm de Par máximo disponible de manera instantánea. 

Sin lugar a dudas, su tecnología, sea la versión que sea, es abrumadora. No debemos olvidar que estamos hablando de un vehículo de muy altas prestaciones y alto de gama, a pesar de contar con carrocería de tipo SUV. Una cosa que tenía una de las unidades disponibles era su techo que podíamos hacerlo translúcido por medio de un botón, para que el sol no incidiese en nuestras cabezas o produjera reflejos incómodos sobre la instrumentación digital ante nuestros ojos. 

También disponíamos de HUD, que aunque no fuera de realidad aumentada, nos ofrecía una información muy completa del funcionamiento de nuestro vehículo y lo que ocurría delante de nosotros. Una nueva tecnología que no me acabó de convencer es la apertura de las puertas, ya que se hacía por medio de un botón, al igual que probamos en su momento en el nuevo Fiat 500 eléctrico. Visualmente está muy bien, pero no veo la ventaja respecto a un tirador convencional. Por supuesto, el equipo de audio era del especialista Harman/Kardon, lo que nos procuraba una experiencia sonora espectacular durante nuestros trayectos. 

Otra cosa que me gustó mucho del BMW iX, fue su conglomerado de botones en la consola central. Estaban «camuflados» debajo de un panelado de madera y su funcionamiento y tacto no trasladaba al mundo premium al que pertenece esta estirpe de vehículos.

Algo común entre los tres vehículos que pasaron por nuestras manos, son sus llantas específicas, orientadas a que el rozamiento con el aire sea lo menor posible y favorecer así en Xd de los vehículos y sus radiadores, también específicos de BMW, más finos o más delgados, pero parcial o totalmente opacos, ya que de todos es sabido que los vehículos 100% eléctricos no necesitan mucha refrigeración en los motores. 

Por suerte; he podido asistir a varios eventos organizados por BMW, pero el BMW Electric Experience, a pesar de ser «casero», es uno de los mejores y más relevantes a los que he asistido. 

Datos técnicos:

Mini SE Camden

Motor: Eléctrico

Potencia: 184cv

Vel Máx: 150 Km/h

Acel 0-100: 7,3 seg

Cons: 15,2 Kw/h (235 Km)

Precio: Desde 34.200 euros (Versión probada)

BMW iX3 Impressive

Motor: Eléctrico

Potencia: 286 cv

Vel Máx: 180 Km/h

Acel 0-100: 6,8 seg

Cons: 18,8 Kw/h (450 Km)

Precio: Desde 77.650 euros (Versión probada)

BMW iX xDrive40

Motor: Eléctrico

Potencia: 340 cv

Vel Máx: 200 Km/h

Acel 0-100: 6,1 seg

Cons: 19,4 Kw/h (425 Km)

Precio: Desde 87.150 euros (Versión probada)

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar