Toma de contacto: Skoda Karoq.

Motorproyect.com > Blog > Toma de contacto: Skoda Karoq.

Toma de contacto: Skoda Karoq.

25/11/2017 / 0 Comentarios / 691 / Blog
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Probablemente sea uno de los productos de la marca checa que rompa todos los esquemas de ventas en los próximos meses y nosotros, tuvimos la fortuna de probarlo un mes antes de que llegue oficialmente a los concesionarios españoles.

Gracias a la iniciativa Caravana Karoq, que está recorriendo parte de la geografía española para dar a conocer al nuevo SUV compacto de la marca, pudimos conducir y analizar durante poco tiempo, pero suficiente; las virtudes de uno de los competidores más fuertes que nos llegan para el segmento más demandado del momento.

Pronto podremos realizar y ofreceros una prueba con mayor profundidad. De momento, os adelantamos qué nos a parecido lo que se denomina el hermano pequeño del Kodiaq, que ya probamos en su momento y que nos dejó un buen sabor de boca.

Su diseño mantiene las depuradas líneas de su “maestro” y definitivamente es un Kodiaq con unas medidas más contenidas, por lo que nos costará distinguirlos a simple vista. Es un diseño que marca el nuevo lenguaje de la marca, con trazos muy poderosos, grupos ópticos muy estilizados y divididos por niveles en la parte delantera. En la zaga, también se han currado un diseño poco convencional y la chapa de la carrocería se funde y hace que los faros traseros se integren a la perfección en las complicadas formas.

Pasamos al interior e, independientemente de estar ante una de las unidades más dotadas y equipadas disponibles, nos encontramos con un espacio muy considerable. Las plazas posteriores se nos antojan casi perfectas, con unos asientos grandes y mucho espacio disponible tanto para las piernas como en altura del techo respecto a nuestras cabezas. En ese punto debo decir que es muy alto e incluso con el techo solar panorámico (que siempre resta algo de espacio en esas cotas), me sorprendió esa gran distancia.

En el puesto de conducción, encontramos muy rápido la posición perfecta. gracias a los múltiples reglajes de los asientos, que en nuestro caso eran eléctricos, y el volante. El cuadro es bastante similar al del Kodiaq y todos los elementos nos los encontramos de manera muy ordenada y son fáciles de interpretar y accionar. Los materiales empleados para su construcción, también denotan un clima de calidad y ajustes muy considerables y tanto a nivel visual, como táctil, son de primer orden.

La gran pantalla táctil multifunción, regenta el salpicadero en su zona superior y la calidad y nitidez de sus grafías, nos permiten visionar los parámetros necesarios tanto del ordenador de a bordo, como el navegador o la visión de la cámara trasera, sin aparentes problemas en cuanto a reflejos por la incidencia de la luz solar.

Nos ponemos en marcha. En este caso contábamos con la mecánica 1.4 TSI con 150cv, un ratio de potencia suficiente para mover con soltura al conjunto checo. Es un motor de carácter progresivo, que se pone un poco más en guardia si, como era nuestro caso, activamos el modo de conducción Sport. Adquiere un buen ritmo de marcha enseguida, aunque no esperéis una gran patada inicial cuando hundimos el pedal en la moqueta.

 

Era tracción delantera, aunque se puede pedir con tracción total, y estaba relacionado a la excepcional transmisión DSG de 8 relaciones con un buen escalonamiento de marchas y una transición entre ellas imperceptible. La verdad es que el tándem motor-transmisión funciona muy bien, aunque cuando exigimos un poco más al Karoq, se lo piensa un poco antes de darnos todo el potencial disponible y circulando en marchas cortas con plena aceleración, tarda en cambiar a una marcha superior, con el consiguiente sonido y disparo de consumos.

En materia dinámica, también nos sorprendió lo aplomado que se intuye en todo momento y el buen paso por curva a pesar de su altura respecto al suelo y su masa. Las suspensiones absorben muy bien las imperfecciones del asfalto y estamos hablando de un vehículo con unos altos niveles de confort, además de seguridad, puesto que no nos pareció que la carrocería inclinase en exceso an los virajes más cerrados.

Como toma de contacto, nos ha servido para verificar que el Skoda Karoq viene pidiendo “sangre”, aunque de todas formas, esperaremos a poder ofreceros una prueba más detallada en cuanto lleguen las primeras unidades a los concesionarios.

Este artículo ha sido posible gracias a:

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar