Lo demás es historia: 10 años de Opel Ampera

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: 10 años de Opel Ampera

Lo demás es historia: 10 años de Opel Ampera

24/02/2021 / 0 Comentarios / 227 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Fue una precursora en electrificación de vehículos modernos y avanzando en el tiempo, Opel contará con nueve vehículos electrificados en el mercado a finales de este año. Para 2024, la marca ofrecerá al menos una versión electrificada de cada modelo de su gama.

Pero Opel hizo su primera contribución al aumento de la cuota de vehículos eléctricos hace diez años, en 2011. Con el lanzamiento del Ampera, el primer coche eléctrico con autonomía extendida de una marca europea, Opel se convirtió en la marca pionera en el camino hacia la movilidad eléctrica. El revolucionario, elegante y práctico Ampera fue el primer vehículo eléctrico de Europa que permitía movilidad “en cualquier lugar y en cualquier momento”. Cuando inició su comercialización a finales de 2011, el Ampera vino a crear un segmento de vehículos completamente nuevo en el mercado europeo.

El Opel Ampera tuvo una excelente acogida en todos los ámbitos y más de 5.000 “e-pioneros” se declararon potenciales clientes incluso antes de que saliese a la venta, aunque en España no fue un coche muy conocido. Eso sí, en el mercado de segunda mano y cuando la electrificación se ha puesto en boga, ha habido muchos que se los han traído de los países nórdicos. 

Los medios de comunicación quedaron igual de impresionados, y el jurado formado por los principales periodistas internacionales especializados en motor eligió al Opel Ampera, y a su hermano Chevrolet Volt, como ganadores del prestigioso premio “Coche del Año en Europa 2012”. En la prueba de larga duración iniciada ese mismo año por el club automovilístico alemán ADAC, el Ampera demostró su durabilidad a lo largo de más de 200.000 km en ocho años.

No contento con la popularidad alcanzada y los premios recibidos, el Opel Ampera también se atrevió a demostrar su valía en competición. En 2012, el vehículo eléctrico de autonomía extendida de Opel ganó el 13º Rally Internacional de Montecarlo para coches eléctricos y con sistemas de propulsión alternativos. El Ampera ganador lo conducían las leyendas francesas de los rallies Bernard Darniche y Joseph Lambert. Otras tres unidades terminaron entre los diez primeros.

Con ese «bombo» el Ampera confirmó a Opel como líder en innovación, convirtiéndose de inmediato en el coche eléctrico más vendido de Europa en 2012 (tampoco es que hubiera muchos por aquel entonces), con 6.631 unidades y con una cuota de alrededor del 21,0% entre los turismos eléctricos. Su principal mercado fue Holanda, seguido por Alemania y el Reino Unido. Al final de la producción en 2015, las matriculaciones del Ampera superaron las 10.000 unidades.

Su funcionamiento es sencillo. Las ruedas delanteras del Opel Ampera cuentan con propulsión eléctrica en todo momento. Un paquete de baterías de iones de litio de 16 kWh alimenta a un avanzado sistema de propulsión eléctrica de 150 CV para ofrecer una autonomía 100% eléctrica de entre 40 y 80 km (en función del terreno, el estilo de conducción y la temperatura) con cero emisiones cuando está completamente cargado. De acuerdo a la normativa para medir el consumo de combustible y emisiones de CO2 vigente en su momento, el Ampera arrojaba un consumo medio de 1,2 l/100 km y emitía 27 g/km de CO2.

En carretera el sistema de propulsión eléctrico Voltec del Ampera garantizaba una respuesta alegre. Su entrega instantánea del par motor, con 370 Nm, le permite acelerar de 0 a 100 km/h en unos nueve segundos y alcanzar una velocidad máxima de 161 km/h. Pero el Ampera también ofrece una conducción muy silenciosa cuando se mueve con la energía de la batería y un buen refinamiento incluso en el modo de conducción de autonomía extendida.

Gracias al inteligente y práctico potencial de la autonomía extendida, sus usuarios viajan con la tranquilidad de no quedarse tirados con una batería agotada.

La autonomía de la batería, que permite desplazarse con cero emisiones, es más que suficiente para satisfacer las necesidades diarias de la mayoría de los conductores europeos y además, gracias a su motor de gasolina, que lo convierte en un eléctrico de autonomía extendida, el Ampera ofrece una autonomía total que supera los 500 kilómetros. Éste se conecta automáticamente para generar electricidad cuando la batería alcanza su nivel mínimo de carga.

El sistema de propulsión eléctrico, emplazado bajo el capó junto al motor de gasolina, consta de un motor eléctrico para la tracción, un motor/generador eléctrico y unos engranajes planetarios que mejoran la eficiencia del conjunto al reducir la velocidad de rotación combinada de los motores eléctricos

En el modo de autonomía extendida, que se activa siempre que la batería ha alcanzado su nivel mínimo de carga, la fuerza motriz se suministra sin problemas del generador al propulsor eléctrico encargado de la tracción. El generador recibe la fuerza de un motor de gasolina eficiente de 1.4 litros con 86 CV.

En la mayoría de ocasiones los conductores seleccionan uno de los dos modos de conducción principales: Normal o Sport en el que se aumenta la sensibilidad del pedal del acelerador. También existen dos modos de conducción adicionales para situaciones especiales, que son: el modo ‘Mountain’, que garantiza que haya suficiente energía disponible en la batería para una conducción constante en carreteras de montaña, y el ‘Hold-charge’, que conserva el nivel de energía restante de la batería con la activación del motor de gasolina.

El paquete de baterías en forma de T, que pesa 198 kg y tiene una capacidad bruta de 16 kWh, está situado en el túnel central del coche y está compuesto por 288 celdas de batería de iones de litio, configuradas para obtener un rendimiento y durabilidad óptimos. Utiliza un sistema de gestión térmica por líquido y, en su momento, como primicia en el sector, era el único paquete de baterías producido en serie que podía calentarse o refrigerarse según fuese la necesidad.

Con el Opel Ampera se suministraba un cable de carga de seis metros de longitud convenientemente guardado en el maletero. A través de una toma de corriente de 230V/6 o 10A, los propietarios podían cargar por completo la batería en unas nueve o cinco horas respectivamente, así como programar el tiempo de carga.

Pero tan revolucionario como su exclusivo sistema de propulsión eléctrica Voltec lo fue su diseño. Con un estilo elegante y aerodinámico, en su interior se sustituyeron los mandos e instrumentación convencionales por pantallas táctiles a color de alta definición.

El habitáculo refleja la innovadora naturaleza del sistema de propulsión del Ampera. Dos pantallas interactivas a color de alta definición denotaban el carácter único del coche. Por ejemplo, la instrumentación bajo la capilla del salpicadero, con una pantalla gráfica configurable, sustituía a la tradicional agrupación de relojes situados frente al conductor.

De esta manera, el habitáculo ofrece todas las características de confort y espacio que se pueden esperar de un moderno compacto; con la flexibilidad de sus cinco puertas, confortable acomodo para cuatro adultos y una capacidad de carga de 310 litros con cuatro plazas y de hasta 1.005 litros con los respaldos de los asientos traseros abatidos.

No obstante, el Ampera se conduce como cualquier otro coche. Desarrollado por los ingenieros de Opel, la puesta a punto de su chasis se perfeccionó para satisfacer las expectativas de los clientes más exigentes en Europa, a pesar de que compartía muchos elementos con el americano gemelo Chevrolet Volt.

La suspensión delantera es de tipo McPherson con brazos inferiores de control de aluminio y cojinetes hidráulicos. La suspensión trasera semi-independiente cuenta con un eje compuesto de torsión que combina las ventajas de un eje de torsión convencional con un bajo peso y un constante control de la inclinación de las ruedas. El avanzado sistema de frenos dual maximiza la energía generada y permite una gran frenada regenerativa a través del motor eléctrico, que recarga la batería al frenar, y al pisar con mayor fuerza el pedal se activa el sistema de fricción para conseguir una rápida detención.

En aquel momento Opel nos brindó un producto muy innovador, aunque no lo supimos ver y, mirad ahora…

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar