Lo demás es historia: El «Crucero Amarillo» de Citroën

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: El «Crucero Amarillo» de Citroën

Lo demás es historia: El «Crucero Amarillo» de Citroën

06/04/2022 / 0 Comentarios / 190 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

El espíritu de aventura y la audacia forman parte del ADN de Citroën. Existe una larga tradición de la marca, con expediciones, exploraciones e incursiones en tierras lejanas, especialmente en el Lejano Oriente, algo que siempre ha tenido un encanto especial.

Hace ahora un siglo, en 1922, la marca lanzó un desafío sin precedentes, al promover la primera travesía en automóvil del Sahara seguido en 1924 por una segunda expedición que llegó a Ciudad del Cabo, también conocida como la «Expedición Citroën África Central», y finalmente en 1931 de otra aventura épica, la más exigente de los Cruceros Citroën, la “tercera misión Haardt-Dubreuil”, más conocida como el Crucero Amarillo, que es de la que os vamos ha hablar ahora.

El recorrido era increíble: de Beirut a Pekín atravesando por completo Oriente Medio y la cordillera del Himalaya, utilizando las potentes y modernas orugas C4 y C6.

Saliendo el 4 de abril de 1931 (o sea, por estas fechas), atravesaron continentes y China en plena revolución, hasta llegar a Pekín el 12 de febrero de 1932. Más de 12.000 kilómetros con tales obstáculos, que en determinados momentos obligaron a la expedición a desmontar pieza a pieza las orugas para así poder recorrer cadenas montañosas y atravesar los ríos más caudalosos. Una empresa que sellará el sueño de André Citroën con las maravillosas imágenes de sus vehículos orugas «en el fin del mundo», trepando por los caminos del Himalaya.

La expedición, tras varias vicisitudes en la fase preparatoria, se dividió en dos grupos: el grupo «China», dirigido por Victor Point, que llegó a Pekín en el Transiberiano y el grupo «Pamir», que partió de Beirut dirigido por Georges-Marie Haardt y Louis Audouin-Dubreuil rumbo al Himalaya. Con ellos, se apuntaron Teilhard de Chardin, el célebre geólogo-paleontólogo jesuita, Hackin, especialista en antigüedades del Lejano Oriente, Reymond y Williams, naturalistas, Lefevre, periodista, el pintor Iacovleff , Maynard-Owen Williams de la National Geographic Society y un grupo de cineastas, así como médicos, telegrafistas y dieciocho mecánicos seleccionados entre los trabajadores del Citroën Tracked Atelier en Courbevoie.

El grupo «China» encontró dificultades técnicas, con tormentas de arena en el desierto de Gobi y problemas relacionados con la guerra civil en el país. Incluso el grupo dirigido por Haardt, incapaz de pasar por Afganistán que estaba en guerra, cruzó el Himalaya recorriendo 372 kilómetros en 26 días y superando picos de más de cuatro mil metros en condiciones increíbles. Los dos grupos reunidos cruzaron luego el Gobi en invierno y entraron en Pekín el 12 de febrero de 1932.

Dos tipos de vehículos oruga participaron en el Crucero Amarillo. El derivado del C6F disponía de dos depósitos de gasolina de 200 litros cada uno, dos grupos eléctricos, un radiador especial y un ventilador de ocho palas. El peso en carga era de 4 toneladas con remolque. Carrocería de aluminio, techo de lona y  obtenía una ​​velocidad de 45km/h.

El segundo, utilizado por el grupo «Pamir», derivado del C4F, diseñado para ser completamente desmontado y vuelto a montar en caso de necesidad, estaba equipado con un bloque motor de hierro fundido de cuatro cilindros en línea y válvulas laterales, diseñado para ser eficiente con aire enrarecido a grandes alturas. En ambos casos la propulsión era por orugas flexibles y la caja de cambios de cuatro velocidades con reductora y bloqueo en el diferencial. El motor del primero era un 2.4, con 40 CV y 6 cilindros y el del segundo un 1.6 con 30 CV.

El único vehículo que ha sobrevivido hasta el día de hoy es el Scarabée d’or del grupo «Pamir»: a su regreso a París se exhibió en el salón Citroën de la Place de l’Europe, luego en Les Invalides y finalmente en el Museo del Automóvil de la Sarthe, en el Circuito de las 24 Horas de Le Mans. Se puede encontrar una réplica en el Conservatorio Citroën.

El Crucero Amarillo fue una verdadera demostración del amor por los desafíos y la audacia que ha distinguido a la marca Citroën durante más de cien años, además de resaltar la fiabilidad y robustez de los vehículos utilizados para esas gestas, incluso en condiciones climatológicas a las que nunca antes se habían enfrentado.

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar