Lo demás es historia: Mercedes Benz SSK

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: Mercedes Benz SSK

Lo demás es historia: Mercedes Benz SSK

26/06/2022 / 0 Comentarios / 172 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

Os llevamos a otro recorrido por el glorioso pasado de una marca de prestigio como lo es Mercedes Benz. En esta ocasión, hablaremos de un modelo emblemático de la marca alemana: el Mercedes Benz SSK.

No debemos olvidar la coyuntura del momento y que la I Guerra mundial estaba terminada, además que Mercedes Benz era una marca situada en territorio enemigo, así que era bastante complicado abrirse paso en este mundo. Se asociaron con Daimler para poder crear esta «joya» de la automoción.

El SSK fue uno de los primeros coches en lucir el emblema de la estrella de tres puntas que hoy identifica a la marca. y, además, fue diseñado por otra leyenda de la industria, el reconocido ingeniero Ferdinand Porsche, que luego ha pasado a los anales de la historia por otra cosa y no por diseñar el coche o, uno de los coches, más bellos de todos los tiempos.

El Mercedes Benz SSK es un roadster construido por Mercedes Benz entre 1928 y 1932. Su nombre es una abreviatura de «Super Sport Kurz» (que en alemán significa «Súper Deportivo Corto»), debido a que se trataba de un desarrollo con distancia entre ejes reducida de un modelo anterior, el Mercedes Benz S (no confundamos con Clase S, que es más moderno). El SSK era un modelo con un rendimiento extremo y obtuvo numerosos éxitos en competición, convirtiéndose en uno de los deportivos más prestigiosos de su época.

Con un peso aproximado de 1.700 kg, una longitud de 4,40 mm, de ancho 1,72 mm y de alto 1,30 mm, contó con un motor delantero de seis cilindros en línea, con válvulas a la cabeza, o sea, otras 6. Su cubicaje aproximado era de 7,1 litros, que le permitían alcanzar los 225 CV. Adicionalmente, poseía una caja de velocidades de cuatro relaciones, con tracción trasera y frenos de tambor en sus cuatro ruedas. Con esa configuración, alcanzaba una velocidad de hasta 166 km/h, con una aceleración de 0 a 100km/h en 14,5 segundos. Por eso, fue considerado uno de los vehículos más ligeros de la época.

Posteriormente, Porsche dotaría a este modelo de un compresor Roots, elevando su potencia hasta los 250 CV. Esta mejora le permitió reducir aún más los tiempos del vehículo y alcanzó una velocidad de 210 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 9,4 segundos. La sobrealimentación del motor del SSK, sobre todo de las versiones aligeradas (SSKL), era accionada de forma manual por una palanca que se pulsaba cuando se pisaba el pedal del acelerador a fondo, dando entonces un empuje extra al vehículo. Al soltarlo, se desconectaba el compresor.

Como si lo anterior fuera poco, su diseño era igualmente espectacular. El SSK exhibía una carrocería biplaza cabrio, montada en un chasis de largueros cortos con perfil de acero prensado en forma de U. Aparte de eso, tenía ejes rígidos, tanto por la parte delantera como en la trasera.

La serie de modelos S/SS/SSK fue uno de los candidatos en la penúltima ronda de votaciones para ser designado Automóvil del siglo XX en 1999, seleccionado por un grupo de 132 periodistas automovilísticos y por el voto del público a través de internet, así que casi un siglo después, seguía siendo uno de los más bellos.

Es un vehículo sumamente exclusivo, ya que se construyeron menos que 40 unidades (oficialmente 32), siendo vendidas como coches de carreras puros y duros desde un principio, aunque se destinaron unas pocas unidades para el uso particular por carretera. Muchos ejemplares sufrieron choques más o menos graves en las carreras, siendo posteriormente «canibalizados», por lo que en la actualidad existen unas 100 réplicas utilizando proporciones más o menos altas de componentes procedentes de estos vehículos originales.

Únicamente se conservan cuatro o cinco modelos enteramente originales, y su escasez y rica historia hace que se sitúen entre los coches más codiciados del mundo. Así, un modelo original de 1929 subastado en Bonhams en septiembre de 2004, se adjudicó por unos 7 millones de euros (al cambio), convirtiéndolo en el segundo automóvil más caro nunca vendido hasta el momento. Aunque actualmente, ya se ha superado con creces esa cifra, curiosamente, con otro Mercedes Benz.

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar