Lo demás es historia: Skoda Favorit Motorsport

Motorproyect.com > Lo demás es historia > Lo demás es historia: Skoda Favorit Motorsport

Lo demás es historia: Skoda Favorit Motorsport

16/09/2021 / 0 Comentarios / 169 / Lo demás es historia
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

La larga era de los vehículos Skoda con motor y tracción trasera llegó a su fin en 1988. Los pilotos de fábrica oficiales de la marca disputaron sus últimos rallies en los legendarios vehículos 130 LR y comenzaron a entrenar en el nuevo compacto Skoda Favorit de tracción delantera prácticamente de la noche a la mañana.

Mientras el Skoda 130 LR seguía compitiendo en las pistas de rally nacionales en septiembre de 1987, se produjo un considerable cambio de paradigma en la Feria Internacional de Ingeniería de Brno, donde Skoda presentó el popular Favorit. El moderno hatchback con motor y tren propulsor montados en la parte delantera era un enfoque completamente nuevo y el fabricante de automóviles checo creía que también tendría fuertes perspectivas de venta en los exigentes mercados de Europa Occidental. En Mladá Boleslav, el equipo empezó a trabajar inmediatamente en una versión de rally, cuyo éxito sería clave para promocionar el nuevo modelo a nivel internacional. Eran otros tiempos. 

El piloto de fábrica Vladimír Berger desempeñó un papel importante en el desarrollo del vehículo de carreras. Para su puesta a punto, condujo el Skoda Favorit, que aún no había sido homologado oficialmente, en algunos rallies del campeonato checoslovaco de 1988. La homologación del vehículo se produjo el 1 de enero de 1989 con la matrícula A-5373. Pero oficialmente, el Favorit celebró su estreno internacional en el rally finlandés de Hanki, hasta la victoria de su categoría con Kalevi Aho al volante. El Favorit siguió dominando en los años siguientes, ganando casi todas las carreras de su clase. También se impuso a la competencia en las rondas más exigentes del WRC como el Rally de Montecarlo, el Rally RAC, el Rally de los 1000 Lagos de Finlandia y el Rally Acrópolis. 

En 1993, entraron en vigor nuevas normas con el anuncio del Mundial para vehículos con motores atmosféricos, una cilindrada máxima de dos litros y un eje motriz: la llamada Fórmula 2. En la primera temporada, el equipo de Skoda Motorsport terminó en segundo lugar, antes de dejar atrás a numerosos competidores de renombre en el año siguiente y asegurar el título de campeón del mundo en la clase de Fórmula 2. 

Como coche de rally de clase A, el modelo checo tenía un aspecto muy similar al modelo de producción en serie con pegatinas y un dorsal a primera vista, pero era un coche de carreras en toda regla. La rigidez de la carrocería, que estaba hecha de chapa más fina, se veía reforzada por un marco de seguridad certificado. A diferencia de la versión estándar, el techo tenía una trampilla mecánica que mejoraba la ventilación del interior, aunque las ventanas y los paneles de las puertas eran del modelo de producción en serie. Se eliminaron la tapicería y el asiento trasero, y varias medidas adicionales redujeron el peso en orden de marcha a 750 kilogramos. 

El panel de control no se modificó, pero los indicadores y los interruptores se adaptaron y se colocaron de forma que también pudieran ser manejados por el copiloto en caso de ser necesario. La presión de los frenos actuaba sobre las ruedas traseras a través de un distribuidor de potencia de frenado, que podía adaptarse en función de las condiciones de la carretera. Un volante deportivo, que los conductores solían llevar consigo de un vehículo a otro, simplificaba el manejo. 

El motor contaba con distribución OHV; en comparación con el motor estándar, la cilindrada aumentó de 1.289 a 1.299 c.c, que no parece mucho, pero suficiente para mostrarse como un «matagigantes». Las bielas, las levas y otras piezas eran nuevas. Inicialmente, el motor entregaba 100 cv; posteriormente, gracias a un carburador doble de la marca Pierburg, la potencia aumentó a 118 cv. Al principio se utilizaba una caja de cambios de cinco velocidades, pero más tarde se sustituyó por una de seis velocidades con el dentado recto. De esta manera, la velocidad máxima oscilaba entre los 150 y los 210 km/h, dependiendo de la relación de transmisión general. 

La carrocería blanca estaba originalmente acabada con rayas rojas y azules, que más tarde dieron paso a un diseño a cuadros con los mismos colores. En 1993 se sustituyó por la «V» verde del signo de la victoria y una franja roja, el emblema actual de los coches RS

El Skoda Favorit 136 L/A, que había sido modificado para las carreras, también se mantuvo fuera de las pistas de rally en circuitos y subidas. El Favorit 136 L/H, desarrollado en 1989 para las carreras en circuito, era especialmente interesante desde el punto de vista técnico. El motor de cuatro cilindros del 790.16 OHC era un prototipo con una mayor cilindrada de 1.596 c.c. Tenía dos carburadores Weber dobles y generaba 167 cv y el par motor era de 176 Nm. El coche alcanzaba una velocidad máxima de 240 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en sólo 6 segundos. Posteriormente, el motor se benefició de la inyección directa y la potencia aumentó a 175 cv. 

Aunque el Skoda Felicia, más moderno, sustituyó al Skoda Favorit en los rallies en 1995, el Favorit permaneció en las posiciones de salida de numerosas carreras durante muchos años como un vehículo deportivo que era a la vez potente y asequible.

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar