Prueba: Audi Q3 Sportback S-Line 45 TFSIe

My Motor Life > Pruebas > Prueba: Audi Q3 Sportback S-Line 45 TFSIe

Prueba: Audi Q3 Sportback S-Line 45 TFSIe

27/04/2022 / 0 Comentarios / 652 / Pruebas
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

No es la primera vez que una carrocería coupeizada, denominada Sportback en el seno de Audi, pasa por nuestras manos. Pero lo que sí que es cierto es que es la primera vez que probamos este vehículo con motorización híbrida, que combina un motor de gasolina y 150cv con uno eléctrico de 116cv.

Además de su evidente y precioso acabado S-Line, con algunos elementos específicos que hacen de esta carrocería mucho más atrayente, tenemos en nuestro poder una mecánica híbrida que nos permite entrar en el cogollo de las grandes urbes sin ningún tipo de limitación, puesto que tiene la etiqueta 0 de la DGT, con todas las ventajas que ello conlleva.

Vamos ha desgranar su imagen exterior y, como siempre, vamos ha incorporarnos poco a poco en su interior. Es una carrocería conocida por todos nosotros. Su frontal destaca por una enorme parrilla denominada «Singleflame» por la marca, totalmente cromada en sus bordes, con el logo en el centro y apuntes cromados en sus aberturas. Al tener el acabado S-Line, nos encontramos con que es una gran parrilla que huye de las lamas y tiene un carácter ciertamente deportivo.

También vemos unos faros inteligentes de tecnología LED situados en los extremos, con una luz diurna incorporada muy característica, que nos ofrecen una iluminación nocturna espectacular. Bueno, inteligentes lo digo porque tienen sensor de oscuridad, no porque actúen como ojos humanos.

La enorme parrilla está incluida como paragolpes y observamos que tiene unos apliques embellecedores en tonalidad gris en la zona baja, que enmarcan una especie de toberas de aire (fakes) y una especie de canalización (que esa no es broma), que orienta el aire frontal a los laterales del conjunto. También vemos una especie de Splitter delantero que no sé si tendrá funciones aerodinámicas, pero que en realidad queda muy bien y diferentes sensores en la zona baja.

La visión lateral se distingue por tener esa gran caída del techo desde el pilar B hacia la zaga que le da ese toque coupé a la carrocería. Las llantas no llaman especialmente la atención, pero tienen un tamaño de 19″. Son opcionales, ya que te vienen de serie con llantas de 20″, pero eso lo único en lo que va ha incidir es en el consumo final.

También observamos pasos de rueda un poco abombados, no porque el 45 TFSIe de nuestra prueba tenga ínfulas de todoterreno (ya que no es así), pero es una referencia estética de este tipo de vehículos en la marca alemana. Debajo de las puertas, existe un embellecedor gris, pero, en este caso, no tenemos líneas de tensión extremadamente dinámicas ni características.

Su altura respecto al suelo es elevada, pero no cuenta con la consabida tracción total quattro, ya que los TFSIe, en cualquier variable, tendrán carrocería SUV, pero no pueden montarla. Son todos tracción delantera. En la zona izquierda, veremos una tapa que esconde el enchufe del cargador. Tenemos dos opciones: El enchufe de tipo Shucko para poder cargarlo en nuestras casas y debajo, una toma trifásica por si lo tenemos que recargar en ruta en un enchufe rápido.

Tiene una autonomía homologada en modo 100% eléctrico de unos 50 Km, por lo que en la práctica estaríamos hablando de una autonomía eléctrica de unos 40 Km, ideal para hacer nuestras tareas diarias sin consumir un litro de gasolina y siendo ecológicos.

Detrás nos encontramos con poca superficie de cristal, un alerón discreto que culmina la caída del techo y otro pequeño alerón perfilado sobre la propia tapa del maletero. Ambos tienen funciones aerodinámicas, al igual que la especie de difusor situado en la zona más baja del paragolpes y más propio de vehículos deportivos. En ese paragolpes nos encontramos con una imagen parecida a la de la zona delantera, con embellecedores en los laterales del paragolpes de color gris, unidos entre si por una lama del mismo color y que bordean los catadióptricos y una especie de rejilla.

Por supuesto, los pilotos traseros son de tecnología LED, con intermitentes dinámicos y una gran visibilidad sobre los mismos en horas nocturnas. El hueco del maletero nos queda muy alto respecto al suelo y, aunque podamos abrirlo de manera eléctrica desde el mando, por medio de un botón o desde el interior, podemos cubicar sólo hasta 380 litros. Perdemos un poco ya que, en condiciones normales puede alojar hasta 530 litros. Pero es el precio que debemos «pagar» al montar la batería adyacente.

El interior del habitáculo es igual que en las versiones térmicas. En la zona posterior nos encontramos con un sillón corrido confortable, pero apto para dos ocupantes, ya que la plaza central no es apta para que un adulto se ubique bien. Son asientos que se pueden desplazar longitudinalmente según nuestra altura. No obstante, en los laterales son asientos cómodos y no habrá ningún problema ni en canto a anchura ni en cuanto a distancia para nuestras rodillas. En altura, personas de más de 1,80 metros no estarán tan cómodas debido a la caída del techo hacia la zaga.

Delante nos reciben unas butacas que sujetan muy bien nuestro cuerpo, tanto en nuestra espalda como a la altura de nuestras caderas. De hecho; cuentan con separadores en la base para las personas más altas. El tapizado es un mix ideal de tela y cuero y en los delanteros nos encontraremos en el respaldo la nomenclatura S, además que para algunas cotas tiene ajuste eléctrico y no manual.

Ante nosotros un volante ergonómico multifunción, con algunos botones esenciales para no tener que desviar la vista del asfalto, con un tamaño correcto y revestido en cuero y con la nomenclatura S en su base, para que no se nos olvide nunca qué versión estamos conduciendo.

La instrumentación que vemos detrás está proyectada sobre una pantalla de 10,25″, corresponde a lo que se denomina Virtual Cockpit y es configurable en varias opciones gracias a un botón situado en el volante. Tiene una visión clara y nos ofrece una información esencial, aunque a veces, sobresaturada. No obstante, sus gráficos son muy nítidos y fáciles de interpretar, aunque mejor estudiar antes de conducir.

Lo mismo podríamos decir de la gran pantalla del equipo de infoocio de 10,1″. Es táctil y funciona con cierta rapidez, además de contar con muchos menús disponibles, con una gran capacidad y visión por parte de los ocupantes, además de estar situada a una altura ideal para poder ver y actuar sobre ella. En cuanto nos acercamos con la mano, se despliegan algunos menús y cuando pulsamos, nos ofrece un sonido muy concreto, para que no perdamos la esencia del sonido de un mando físico. Siguiendo la línea marcada, el salpicadero nos muestra una especie de placa con el logotipo de Audi. Parecerá una tontería, pero se ilumina por la noche, al igual que el resto de la iluminación ambiente que nos rodea el habitáculo en el interior de una manera sutil.

Debajo de esa pantalla, nos encontramos con los mandos tangibles del climatizador bi-zona, muy fácil de interpretar y de activar, siempre al alcance de nuestra mano. Debajo disponemos de algunas teclas correspondientes a la selección de los diferentes modos de conducción que endurecen la dirección y afilan, o no, la respuesta del motor y se componen de: Comfort, Auto, Dynamic e Individual.

También disponemos de un botón EV y llegados a éste  punto, debo hacer un inciso. Siempre que la temperatura lo permita, el Audi Q3 Sportback 45 TFSIe arrancará en modo eléctrico y funcionará así hasta que superemos los 140 Km/h o pulsemos la tecla para desconectarlo. Cuando me dispuse a ir a casa por un tramo de autopista, se me olvidó desconectar esa tecla y por lo tanto, fui en modo eléctrico, prácticamente todo el camino y, la mala suerte de que me encontré con un Porsche 911 al que quise adelantar. La conclusión es que ni adelanté al Porsche y me «comí» casi toda la autonomía que tenía a lo tonto. Estad muy atentos si queréis que sea el coche el que gestione cuándo utilizar el motor de combustión y cuándo el eléctrico.

Debajo de esas teclas, nos encontramos con una bandeja donde dejar nuestro smartphone y que se recargue sin cable bajo el protocolo Qi y sendas tomas USB en el lateral. Detrás, entre los dos asientos, veremos el selector del cambio automático STronic de doble embrague y 6 velocidades. Su Funcionamiento es muy bueno e imperceptible para el conductor cuando se intercambian las marchas y sí queremos, podemos interactuar con él de una manera secuencial, o bien desde el mismo selector o bien, desde las levas que existen detrás del volante.

En general; el interior cuenta con buenísimos materiales para su construcción, un equipamiento de bandera y un gran ensamblaje entre ellos. Realmente te sientes muy cómodo conduciendo el Q3 en cualquier ámbito y la verdad, enseguida nos encontraremos con la postura correcta y parecerá que hemos conducido ese Audi toda nuestra vida.

La unidad de prueba que teníamos en nuestro poder era la versión híbrida más equipada con el acabado S-Line, así que disponíamos de navegador, control de velocidad de crucero con limitador, climatizador bi-zona, llantas de 19″, Virtual Cockpit sobre pantalla de 10,25″, equipo de infoocio con pantalla táctil de 10,1″, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara de ayuda al aparcamiento trasera, control de presión de neumáticos, sensores de luces y lluvia, ayuda de arranque en pendiente, faros LED, iluminación ambiente interior, 4 modos de conducción, alerta acústica de vehículo, aviso de vehículo en ángulo muerto, aviso de salida involuntaria de carril, levas de cambio en el volante, tapicería mixta de cuero-tela, ajustes eléctricos de los asientos delanteros, apertura y arranque sin llave y por botón, volante multifunción, aditamentos estéticos S-Line o llamada de emergencia, entre otros elementos.

Las versiones híbridas enchufables del Q3, bien sean con carrocería convencional o Sportback, generan 245cv en total con la combinación de dos motores; uno eléctrico de 116cv y uno de combustión de gasolina 1.4 que genera 150cv.

Ambos dos tienen la capacidad de mover el vehículo por si mismos. El de combustión genera 250 Nm de par mientras que el eléctrico, a pesar de tener una potencia más escasa, genera 330 Nm de par de manera instantánea. Se alimenta de una batería enchufable situada en los bajos del vehículo y nos procura unos 40 Km de autonomía en modo totalmente eléctrico, perfecto para nuestros traslados por ciudad y quehaceres diarios. No obstante, aunque podamos elegir cuándo circular en modo totalmente eléctrico, es mejor pulsar la tecla (no hagáis como yo) y circular en modo híbrido en viajes y demás, ya que es el propio coche, de manera muy inteligente, el que elige cuál es el mejor momento para circular con un motor u otro.

Están asociados a un cambio automático de doble embrague de 6 relaciones denominado STronic, con levas detrás del volante y sus prestaciones homologadas son de 210 Km/h de velocidad punta, una aceleración de 0-100 Km/h en 7,3 segundos y un consumo en ciclo medio de tan sólo 2 l/100 Km. Eso en modo híbrido, ya que en modo eléctrico por ciudad sería irrisorio. Es por eso que cuenta con la pegatina 0 de la DGT.

Tiene un rodar extremadamente cómodo a todos los niveles. A pesar de que la suspensión es un poco más dura y sitúa un poco más alto al Sportback que en la versión gasolina, debido al mayor peso, en general absorbe muy bien las posibles irregularidades del asfalto sin transmitir ninguna sacudida rara al interior del habitáculo. 

 

Los ruidos aerodinámicos o de rodadura de las ruedas sí que se perciben de forma nimia en el interior, pero no es para nada molesto. En cambios bruscos de dirección, es un tipo de vehículo que aguanta estoicamente, pero siempre debemos tener en cuenta la altura y el peso del conjunto, ya que limita bastante en una carretera con muchas curvas. Mejor si nos lo tomamos con tranquilidad o corramos un poco más en las rectas. 

La entrega de potencia es dócil, pero si hundimos el pedal del acelerador hasta la moqueta, la contundencia se nos vuelve evidente y debemos sujetar bien el volante mientas nuestra espalda no se puede despegar del respaldo de nuestro asiento. Por su parte, la transición entre el motor eléctrico y el de combustión es imperceptible, algo que se agradece y mucho, en este tipo de monturas. 

No obstante, disponemos de varios modos de circulación según nuestras necesidades y si nos metemos de lleno a investigar el sistema. Por ejemplo, en modo híbrido, si hay batería, avanza en modo eléctrico a velocidades inferiores a unos 70 km/h, salvo que la demanda de aceleración exceda la que puede suministrar el motor eléctrico. A más velocidad, aunque haya carga eléctrica, el motor de gasolina se pone en funcionamiento y es el principal encargado de mover las ruedas. 

Existen otras dos funciones adicionales que se pueden seleccionar a través del sistema: Battery Hold, que sirve para conservar la carga a un nivel determinado, y Battery Charge, que utiliza el motor de combustión para recargar la batería, además del modo EV en el que siempre circularemos en modo eléctrico hasta los 140 Km/h. 

La dirección es muy buena, extremadamente comunicativa con lo que ocurre debajo de las ruedas y los frenos son potentes, además de contar con frenada regenerativa. Esta frenada no carga en exceso la batería, pero la mantiene a unos buenos niveles si realmente queremos circular en modo eléctrico y no tenemos mucha carga. Una cosa que me pareció extremadamente curiosa (supongo que será por esa cierta orientación deportiva del conjunto) fue que el sistema de regeneración de energía con las frenadas, recargaba mucho mejor en modo Sport, pero también consumía más combustible, por lo que era bastante incongruente. 

Sin duda, el Q3 45 TFSIe Sportback está orientado a conductores dinámicos que hagan mucho recorrido por ciudad y quieran viajar con cierta clase por carretera. Su imagen, su equipo de serie y su potencia, lo hacen un coche muy apropiado para todos los ámbitos, aunque en un tramo de montaña, se ve limitado por su altura y su peso sobredimensionado respecto a un Sportback «normal». 

Datos técnicos:

Motor: 1.4 gasolina + eléctrico

Potencia: 150cv + 116 cv (245cv)

Vel Máx: 210 Km/h

Acel 0-100: 7,3 seg

Cons: 2 l/100 Km

Precio: Desde 55.650 euros (versión probada)

Avatar

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar