Renault y el color de sus coches

Motorproyect.com > Noticias de Actualidad > Renault y el color de sus coches

Renault y el color de sus coches

15/04/2021 / 0 Comentarios / 149 / Noticias de Actualidad
Facebook
Tweet
Pinterest
Google Plus

A pesar de una oferta cada vez más amplia en cuanto a la gama de colores posibles de las carrocerías, los denominados “colores neutros”, como el blanco, el negro y el gris, son con diferencia los más elegidos por los compradores de vehículos nuevos, aunque Renault es la marca que más colores nuevos imprime a sus vehículos. No obstante, el color más popular continúa siendo el blanco, que se utiliza en el 38 % de los vehículos nuevos que se venden en todo el mundo, seguido por el negro (19 %) y el gris (15 %).

A finales de la Segunda Guerra Mundial, el sector europeo de la automoción reanudó su actividad sin apostar por el color (claro; todo era en blanco y negro…). Sin embargo, Renault fue una marca precursora que trató de diversificar su gama de colores.

Todo comenzó a mediados de los años cincuenta, con una visita del director general de General Motors a la casa matriz de Renault. Pierre Lefaucheux fue el encargado de recibirle como director de aquella época y el invitado no dudó en expresar su opinión sin tapujos sobre lo que veía en las líneas de producción del momento: ¡a aquellos automóviles les faltaba alegría! Es preciso señalar que en Estados Unidos nos llevaban entonces ya bastante ventaja en cuanto al color en los vehículos; sus calles estaban repletas de colores, desde el verde manzana hasta el rosa chicle.

Al mismo tiempo, Paule Marrot, talentosa y célebre pintora y diseñadora francesa, escribió a Pierre Lefaucheux para sugerirle que introdujera el color en la oferta, entonces demasiado sombría, ya que consideraba que esta no se ajustaba a las aspiraciones de los consumidores de aquel momento. Este fue el factor desencadenante.

En 1953, comienza la colaboración entre Paule Marrot y Renault. Además de su ya aclamada fama en el sector del diseño textil y del papel pintado, se impone como consultora de colores para el sector del automóvil y sin duda fue una nueva profesión hecha a su medida.

Y está claro que con el paso de los años, ante la predominancia de la neutralidad, Renault sigue desmarcándose con una oferta más cromática que el resto de los fabricantes de automóviles.

Un ejemplo que todo el mundo recuerda es la primera generación de Renault Twingo, además del Dauphine, que ya disponía de hasta 30 tonalidades diferentes. Por aquel entonces, Renault rompió con los códigos establecidos del color. El vehículo se introdujo en los concesionarios en marzo de 1993 con cuatro colores de lanzamiento: azul ultramar, rojo coral, verde cilantro y amarillo indio. El “huevo” (como se le solía llamar) supo cómo marcar una época y ni siquiera se propuso su comercialización en blanco. Atrevido, ¿no?

Con respecto al Captur, este debe una parte de su éxito a sus posibilidades de personalización, tal y como refleja el hecho de que el 80 % de las unidades que se vendan sean bitono. En la actualidad, ofrece hasta 90 combinaciones de personalización del exterior. Se trata de un verdadero punto a favor para los conductores que quieren reflejar su personalidad a través del color de su vehículo.

Fiel a su filosofía, Renault ha elegido centrarse más que nunca en el color para sus modelos actuales. Los colores se transformarán y en un futuro trabajarán otros aspectos que sea solo el color. ¿Cómo? Jugando más con las asociaciones, las texturas y los tonos interferenciales que la tecnología nos brinda y que al igual que la moda y las tendencias, también evolucionan. 

Veremos cómo sigue el idilio y esta asociación en los próximos modelos. 

Raul Manso Ortega

Raul Manso Ortega

Apasionado del mundo del motor desde niño, intento plasmar mis inquietudes en Motorproyect.es y Motorproyect.com, para informar sobre coches de una manera personal y con un toque de humor. Apasionado también, del mundo de la gastronomía o el estilo de vida, mi meta es llegar a ser algún día el Jeremy Clarkson español, pero sin ser tan idiota...

También podría gustarte

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres anunciarte en nuestra web?

Solicitar